x

Bibliatodo Comentarios

Anuncios


Comentario Bíblico de Matthew Henry
Job 11

1. Respondió Zofar naamatita, y dijo:

2. ¿Las muchas palabras no han de tener respuesta? ¿Y el hombre que habla mucho será justificado?

3. ¿Harán tus falacias callar a los hombres? ¿Harás escarnio y no habrá quien te avergüence?

4. Tú dices: Mi doctrina es pura, Y yo soy limpio delante de tus ojos.

5. Mas ¡oh, quién diera que Dios hablara, Y abriera sus labios contigo,

6. Y te declarara los secretos de la sabiduría, Que son de doble valor que las riquezas! Conocerías entonces que Dios te ha castigado menos de lo que tu iniquidad merece.

7. ¿Descubrirás tú los secretos de Dios? ¿Llegarás tú a la perfección del Todopoderoso?

8. Es más alta que los cielos; ¿qué harás? Es más profunda que el Seol; ¿cómo la conocerás?

9. Su dimensión es más extensa que la tierra, Y más ancha que el mar.

10. Si él pasa, y aprisiona, y llama a juicio, ¿Quién podrá contrarrestarle?

11. Porque él conoce a los hombres vanos; Ve asimismo la iniquidad, ¿y no hará caso?

12. El hombre vano se hará entendido, Cuando un pollino de asno montés nazca hombre.

13. Si tú dispusieres tu corazón, Y extendieres a él tus manos;

14. Si alguna iniquidad hubiere en tu mano, y la echares de ti, Y no consintieres que more en tu casa la injusticia,

15. Entonces levantarás tu rostro limpio de mancha, Y serás fuerte, y nada temerás;

16. Y olvidarás tu miseria, O te acordarás de ella como de aguas que pasaron.

17. La vida te será más clara que el mediodía; Aunque oscureciere, será como la mañana.

18. Tendrás confianza, porque hay esperanza; Mirarás alrededor, y dormirás seguro.

19. Te acostarás, y no habrá quien te espante; Y muchos suplicarán tu favor.

20. Pero los ojos de los malos se consumirán, Y no tendrán refugio; Y su esperanza será dar su último suspiro.

×
Job 11

Vv. 1-6.Zofar ataca con mucha vehemencia a Job. Lo representa como alquien a quien le gusta oírse hablar, aunque no pueda decir nada tocante sobre el tema en discusión y como quien mantiene falsedades. Deseaba que Dios mostrara a Job que se le infligía menos castigo que el merecido. Estamos listos con mucha seguridad para pedir a Dios que actúe en nuestras disputas y para pensar que si tan sólo hablase, Él tomaría nuestro partido. Debemos dejar todas las disputas al juicio de Dios que, estamos seguros, es según verdad; pero no siempre tienen razón los más proclives a apelar al juicio divino.


Vv. 7-12.Zofar habla bien respecto de Dios, su grandeza y su gloria, tocante al hombre, su vanidad y su necedad. Véase aquí qué es el hombre; y que se humille. Dios ve esto tocante al hombre vano: que se piensa sabio aunque nace como cría de asno salvaje, tan indomable y nada enseñable. El hombre es una criatura vana; vacua, ese es el calificativo correcto. No obstante, es criatura orgullosa que se engaña a sí misma. Se piensa que es sabio aunque no se someta a las leyes de la sabiduría. Él sería sabio si va tras la sabiduría prohibida y, como sus primeros padres, apuntando a ser sabio por encima de lo que está escrito, pierde el árbol de la vida por el árbol del conocimiento. ¿Una criatura así es apta para contender con Dios?


Vv. 13-20.Zofar exhorta a Job a que se arrepienta y le da ánimos aunque mezclados con pensamientos malos sobre él. Él pensaba que la prosperidad mundana siempre era la suerte del justo y que Job estaba condenado a ser hipócrita a menos que su prosperidad fuera restaurada. Entonces levantarás tu faz inmaculada; esto es, podrás acudir directamente al trono de gracia, y no con el terror y el asombro expresados en el capítulo ix, 34. Si somos mirados en el rostro del Ungido, nuestros rostros que fueron deprimidos pueden ser levantados; aunque corruptos, ahora lavados con la sangre de Cristo, pueden ser levantados sin mancha. Podemos acercarnos con la plena seguridad de la fe cuando somos purificados de mala conciencia, Hebreos x, 22.



Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit



Anuncios