x
Biblia Todo Logo

Bibliatodo Comentarios

Anuncios


Jeremías 30

1. Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo:

2. Así habló Jehová Dios de Israel, diciendo: Escríbete en un libro todas las palabras que te he hablado.

3. Porque he aquí que vienen días, dice Jehová, en que haré volver a los cautivos de mi pueblo Israel y Judá, ha dicho Jehová, y los traeré a la tierra que di a sus padres, y la disfrutarán.

4. Estas, pues, son las palabras que habló Jehová acerca de Israel y de Judá.

5. Porque así ha dicho Jehová: Hemos oído voz de temblor; de espanto, y no de paz.

6. Inquirid ahora, y mirad si el varón da a luz; porque he visto que todo hombre tenía las manos sobre sus lomos, como mujer que está de parto, y se han vuelto pálidos todos los rostros.

7. ¡Ah, cuán grande es aquel día! tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado.

8. En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, yo quebraré su yugo de tu cuello, y romperé tus coyundas, y extranjeros no lo volverán más a poner en servidumbre,

9. sino que servirán a Jehová su Dios y a David su rey, a quien yo les levantaré.

10. Tú, pues, siervo mío Jacob, no temas, dice Jehová, ni te atemorices, Israel; porque he aquí que yo soy el que te salvo de lejos a ti y a tu descendencia de la tierra de cautividad; y Jacob volverá, descansará y vivirá tranquilo, y no habrá quien le espante.

11. Porque yo estoy contigo para salvarte, dice Jehová, y destruiré a todas las naciones entre las cuales te esparcí; pero a ti no te destruiré, sino que te castigaré con justicia; de ninguna manera te dejaré sin castigo.

12. Porque así ha dicho Jehová: Incurable es tu quebrantamiento, y dolorosa tu llaga.

13. No hay quien juzgue tu causa para sanarte; no hay para ti medicamentos eficaces.

14. Todos tus enamorados te olvidaron; no te buscan; porque como hiere un enemigo te herí, con azote de adversario cruel, a causa de la magnitud de tu maldad y de la multitud de tus pecados.

15. ¿Por qué gritas a causa de tu quebrantamiento? Incurable es tu dolor, porque por la grandeza de tu iniquidad y por tus muchos pecados te he hecho esto.

16. Pero serán consumidos todos los que te consumen; y todos tus adversarios, todos irán en cautiverio; hollados serán los que te hollaron, y a todos los que hicieron presa de ti daré en presa.

17. Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice Jehová; porque desechada te llamaron, diciendo: Esta es Sion, de la que nadie se acuerda.

18. Así ha dicho Jehová: He aquí yo hago volver los cautivos de las tiendas de Jacob, y de sus tiendas tendré misericordia, y la ciudad será edificada sobre su colina, y el templo será asentado según su forma.

19. Y saldrá de ellos acción de gracias, y voz de nación que está en regocijo, y los multiplicaré, y no serán disminuidos; los multiplicaré, y no serán menoscabados.

20. Y serán sus hijos como antes, y su congregación delante de mí será confirmada; y castigaré a todos sus opresores.

21. De ella saldrá su príncipe, y de en medio de ella saldrá su señoreador; y le haré llegar cerca, y él se acercará a mí; porque ¿quién es aquel que se atreve a acercarse a mí? dice Jehová.

22. Y me seréis por pueblo, y yo seré vuestro Dios.

23. He aquí, la tempestad de Jehová sale con furor; la tempestad que se prepara, sobre la cabeza de los impíos reposará.

24. No se calmará el ardor de la ira de Jehová, hasta que haya hecho y cumplido los pensamientos de su corazón; en el fin de los días entenderéis esto.

×

Jeremías 30

Vv. 1-11.Jeremías tiene que escribir lo que Dios le ha hablado. Las palabras mismas son las que enseña el Espíritu Santo. Estas son las palabras que Dios mandó se escribieran; y las promesas escritas por orden suya son verdaderamente su palabra. Debe describir el problema en que ahora está y, probablemente iba a estar, su pueblo. Debe darse un final feliz a estas calamidades. Aunque las aflicciones de la Iglesia duren mucho tiempo no durarán siempre. Los judíos serán restaurados. Obedecerán o escucharán al Mesías, el Cristo, el Hijo de David, su Rey. La liberación de los judíos de Babilonia es señalada en la profecía, pero se predice la restauración y el estado feliz de Israel y Judá cuando se conviertan a Cristo su Rey; también, las desgracias de las naciones antes de la venida de Cristo. Todos los hombres deben honrar al Hijo como honran al Padre, y ponerse al servicio y adoración de Dios por Él. Nuestro bondadoso Señor perdona los pecados del creyente y rompe el yugo del pecado y de Satanás, para que aquel sirva sin miedo a Dios, con justicia y verdadera santidad ante Él, todo el resto de sus días como súbdito redimido de Cristo nuestro Rey.


Vv. 12-17.Cuando Dios está contra un pueblo, ¿quién estará por ellos? ¿Quién puede estar por ellos para hacerles un bien? Las penas incurables se deben a lujurias incurables. Sin embargo, aunque los cautivos sufrían justamente, y no podían ayudarse a sí mismos, el Señor pensaba aparecer a favor de ellos y castigar a sus opresores, y aún hará eso. Pero todo esfuerzo por sanarnos a nosotros mismos debe resultar estéril en la medida que rechacemos al Abogado celestial y al Espíritu santificador. Los tratos de su gracia para con todo convertido verdadero, y con cada descarriado arrepentido, son los mismos efectivamente que sus procedimientos para con los judíos.


Vv. 18-24.Aquí tenemos nuevas intimaciones del favor de Dios para ellos después que expiren los días de su calamidad. La obra y oficio propios de Cristo, como Mediador por nosotros, es acercar a Dios como Sumo Sacerdote de nuestra profesión. Su empresa, cumpliendo la voluntad de su Padre, y por compasión por el hombre caído, lo comprometió. Jesucristo fue verdaderamente maravilloso en todo esto. Volverán a entrar en el pacto del Señor, conforme al pacto hecho con sus padres. “Yo seré vuestro Dios”: es su buena voluntad para nosotros, la cual es la síntesis de su parte del pacto. La ira de Dios contra el impío es muy terrible, como un torbellino. Todos los propósitos de su ira, y los propósitos de Su amor, serán cumplidos. Dios consolará a todos los que se vuelvan a Él, pero los que se acercan a Él deben tener sus corazones comprometidos para hacerlo con reverencia, devoción y fe. ¿Cómo escaparán los que rechazan una salvación tan grande?



Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © 1999 by The Editorial CLIE