- Anuncios -
x

Bibliatodo Comentarios




Comentario Bíblico de Matthew Henry
Isaías 43

1. Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.

2. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.

3. Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador; a Egipto he dado por tu rescate, a Etiopía y a Seba por ti.

4. Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida.

5. No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu generación, y del occidente te recogeré.

6. Diré al norte: Da acá; y al sur: No detengas; trae de lejos mis hijos, y mis hijas de los confines de la tierra,

7. todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice.

8. Sacad al pueblo ciego que tiene ojos, y a los sordos que tienen oídos.

9. Congréguense a una todas las naciones, y júntense todos los pueblos. ¿Quién de ellos hay que nos dé nuevas de esto, y que nos haga oír las cosas primeras? Presenten sus testigos, y justifíquense; oigan, y digan: Verdad es.

10. Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y mi siervo que yo escogí, para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí.

11. Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve.

12. Yo anuncié, y salvé, e hice oír, y no hubo entre vosotros dios ajeno. Vosotros, pues, sois mis testigos, dice Jehová, que yo soy Dios.

13. Aun antes que hubiera día, yo era; y no hay quien de mi mano libre. Lo que hago yo, ¿quién lo estorbará?

14. Así dice Jehová, Redentor vuestro, el Santo de Israel: Por vosotros envié a Babilonia, e hice descender como fugitivos a todos ellos, aun a los caldeos en las naves de que se gloriaban.

15. Yo Jehová, Santo vuestro, Creador de Israel, vuestro Rey.

16. Así dice Jehová, el que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas;

17. el que saca carro y caballo, ejército y fuerza; caen juntamente para no levantarse; fenecen, como pábilo quedan apagados.

18. No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas.

19. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.

20. Las fieras del campo me honrarán, los chacales y los pollos del avestruz; porque daré aguas en el desierto, ríos en la soledad, para que beba mi pueblo, mi escogido.

21. Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará.

22. Y no me invocaste a mí, oh Jacob, sino que de mí te cansaste, oh Israel.

23. No me trajiste a mí los animales de tus holocaustos, ni a mí me honraste con tus sacrificios; no te hice servir con ofrenda, ni te hice fatigar con incienso.

24. No compraste para mí caña aromática por dinero, ni me saciaste con la grosura de tus sacrificios, sino pusiste sobre mí la carga de tus pecados, me fatigaste con tus maldades.

25. Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.

26. Hazme recordar, entremos en juicio juntamente; habla tú para justificarte.

27. Tu primer padre pecó, y tus enseñadores prevaricaron contra mí.

28. Por tanto, yo profané los príncipes del santuario, y puse por anatema a Jacob y por oprobio a Israel.

×
Isaías 43

Vv. 1-7.El favor y la buena voluntad de Dios hacia su pueblo hablan abundante consuelo a todos los creyentes. La nueva criatura, doquiera esté, es hechura de Dios. A todos los redimidos con la sangre de su Hijo, los ha apartado para sí. Los que tienen a Dios para sí, no tienen que temer quién o qué pueda estar contra ellos. ¿Qué son Egipto y Etiopía, todas sus vidas y tesoros, en comparación con la sangre de Cristo? Los creyentes verdaderos son preciosos a ojos de Dios; su complacencia está en ellos por sobre cualquier persona. Aunque pasen por agua y fuego, mientras tengan con ellos a Dios, no tienen que temer mal alguno; serán levantados y sacados. Los fieles son animados. Se reunirían de todo lugar. Con este agradable objetivo a la vista, el profeta los vuelve a disuadir de los ansiosos temores.


Vv. 8-13.Los idólatras son llamados a comparecer para defender sus ídolos. Los que los fabrican y confían en ellos, son como ellos. Tienen la forma y las facultades de los hombres; pero no tienen sentido común. Pero el pueblo de Dios conoce el poder de su gracia, la dulzura de su consuelo, el tierno cuidado de su providencia, y la verdad de su promesa. Todos los siervos de Dios pueden contar lo que ha obrado en ellos y ha hecho por ellos, para guiar a los demás a conocer y creer su poder, verdad y amor.


Vv. 14-21.Se anuncia la liberación de la cautividad en Babilonia, pero se refiere a sucesos más grandiosos. Se describen la redención de los pecadores por Cristo, la conversión de los gentiles y el llamado de nuevo a los judíos. Todo lo hecho para rescatar pecadores y llevar al creyente a la gloria es poco comparado con la prodigiosa obra de amor, la redención del hombre.


Vv. 22-28.Los que descuidan invocar a Dios están cansados de Él. El Señor no cansa a los siervos con sus órdenes; ellos lo cansan con su desobediencia. ¿Qué son las riquezas de la misericordia de Dios con ellos? Yo, yo soy el que borro tus rebeliones. Esto nos estimula al arrepentimiento, porque hay perdón en Dios, y muestra la libertad de la misericordia divina. Cuando perdona, Dios olvida. No es algo en nosotros, sino por amor a sus misericordias, por amor de su promesa, especialmente por amor a su Hijo. Se complace de reconocer esto como su honra. -¿Se justificará el hombre ante Dios? El intento es desesperado: nuestro primer padre rescindió el pacto, y todos hemos seguido su ejemplo. No tenemos razón para esperar perdón salvo que lo busquemos por fe en Cristo; siempre es acompañada por el arrepentimiento verdadero, y seguido por vida nueva, por odio del pecado y amor a Dios. Entonces, hagámosle recordar las promesas que hizo al arrepentido y la satisfacción que su Hijo hizo a favor de ellos. Presenta esto como argumento en tu lucha por el perdón; y declara estas cosas, para que seas justificado gratuitamente por su gracia. Este es el único camino seguro a la paz.



Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit