- Anuncios -
x

Bibliatodo Comentarios




Comentario Bíblico de Matthew Henry
Isaías 35

1. Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará y florecerá como la rosa.

2. Florecerá profusamente, y también se alegrará y cantará con júbilo; la gloria del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria de Jehová, la hermosura del Dios nuestro.

3. Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles.

4. Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará.

5. Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán.

6. Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad.

7. El lugar seco se convertirá en estanque, y el sequedal en manaderos de aguas; en la morada de chacales, en su guarida, será lugar de cañas y juncos.

8. Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará inmundo por él, sino que él mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviará.

9. No habrá allí león, ni fiera subirá por él, ni allí se hallará, para que caminen los redimidos.

10. Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido.

×
Isaías 35

Vv. 1-4.Judea era próspera en la época de Ezequías, pero el reino de Cristo es el propósito del gran tema. La gracia que convierte hace que el alma, que era un desierto, se regocije con gozo y canto, y florezca abundantemente. El débil y pusilánime es animado. Este es el designio del evangelio. El miedo debilita; mientras más luchamos en su contra, más fuertes somos, para hacer y sufrir; y él que nos diga: Sé fuerte, es darnos la ayuda de Uno que es poderoso. Se da la seguridad del acercamiento del Mesías para vengarse de las potestades de las tinieblas, para recompensar con abundante consuelo a los que se lamentan en Sion; Él vendrá y salvará. Vendrá de nuevo al final del tiempo para castigar a los que han trastornado a su pueblo; y para dar descanso a quienes fueron perturbados, lo que será una recompensa plena por todos sus problemas.


Vv. 5-10.Cuando Cristo venga a establecer su reino en el mundo, entonces, maravillas y grandes prodigios, serán obradas en el alma de los hombres. Por la palabra y el Espíritu de Cristo fueron iluminados los ciegos espirituales; los sordos a los llamados de Dios, lo oyeron con prontitud. Los incapaces de hacer algo bueno, por la gracia divina fueron hechos activos. Los que no sabían hablar de Dios o a Dios, vieron sus labios abiertos para manifestar su alabanza. Cuando el Espíritu Santo descendió a los gentiles que oyeron la palabra, entonces fue abierta la fuente de vida. La mayor parte de la tierra es aún un desierto; en ella no se encuentran medios de la gracia, adoradores espirituales ni frutos de santidad. Pero el camino de la religión y la santidad será abierto. El camino de la santidad es el camino del mandamiento de Dios; es el buen camino antiguo. El camino al cielo es un camino claro. Se evitará que los que sólo saben un poco, y los indoctos, pierdan el camino. Será un camino seguro; nada puede hacerles verdadero daño. Cristo, el camino a Dios, será dado a conocer claramente; el camino del deber del creyente será claramente delineado. Entonces, sigamos adelante alegremente, seguros de que el final del camino será gozo eterno y reposo para el alma. Los que por fe son ciudadanos de la Sion del evangelio, se regocijan en Cristo Jesús; y sus penas y suspiros huyen ante el consuelo divino. Así concluyen estas profecías. Nuestra esperanza de gozo y perspectiva de vida eterna debe tragarse todas las penas y todos los goces del presente. Pero, ¿de qué sirve admirar la excelencia de la obra de Dios a menos que podamos llamar nuestras sus preciosas promesas? ¿Amamos a Dios no sólo como nuestro Creador, sino porque dio a su Hijo unigénito para morir por nosotros? ¿Estamos andando en el camino de santidad? Probémonos a nosotros mismos con estas sencillas preguntas en vez de perder tiempo en cosas que pueden ser curiosas y entretenidas, pero nada provechosas.



Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit