x

Bibliatodo Comentarios

Anuncios


Comentario Bíblico de Matthew Henry
Isaías 24

1. He aquí que Jehová vacía la tierra y la desnuda, y trastorna su faz, y hace esparcir a sus moradores.

2. Y sucederá así como al pueblo, también al sacerdote; como al siervo, así a su amo; como a la criada, a su ama; como al que compra, al que vende; como al que presta, al que toma prestado; como al que da a logro, así al que lo recibe.

3. La tierra será enteramente vaciada, y completamente saqueada; porque Jehová ha pronunciado esta palabra.

4. Se destruyó, cayó la tierra; enfermó, cayó el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra.

5. Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno.

6. Por esta causa la maldición consumió la tierra, y sus moradores fueron asolados; por esta causa fueron consumidos los habitantes de la tierra, y disminuyeron los hombres.

7. Se perdió el vino, enfermó la vid, gimieron todos los que eran alegres de corazón.

8. Cesó el regocijo de los panderos, se acabó el estruendo de los que se alegran, cesó la alegría del arpa.

9. No beberán vino con cantar; la sidra les será amarga a los que la bebieren.

10. Quebrantada está la ciudad por la vanidad; toda casa se ha cerrado, para que no entre nadie.

11. Hay clamores por falta de vino en las calles; todo gozo se oscureció, se desterró la alegría de la tierra.

12. La ciudad quedó desolada, y con ruina fue derribada la puerta.

13. Porque así será en medio de la tierra, en medio de los pueblos, como olivo sacudido, como rebuscos después de la vendimia.

14. Estos alzarán su voz, cantarán gozosos por la grandeza de Jehová; desde el mar darán voces.

15. Glorificad por esto a Jehová en los valles; en las orillas del mar sea nombrado Jehová Dios de Israel.

16. De lo postrero de la tierra oímos cánticos: Gloria al justo. Y yo dije: ¡Mi desdicha, mi desdicha, ay de mí! Prevaricadores han prevaricado; y han prevaricado con prevaricación de desleales.

17. Terror, foso y red sobre ti, oh morador de la tierra.

18. Y acontecerá que el que huyere de la voz del terror caerá en el foso; y el que saliere de en medio del foso será preso en la red; porque de lo alto se abrirán ventanas, y temblarán los cimientos de la tierra.

19. Será quebrantada del todo la tierra, enteramente desmenuzada será la tierra, en gran manera será la tierra conmovida.

20. Temblará la tierra como un ebrio, y será removida como una choza; y se agravará sobre ella su pecado, y caerá, y nunca más se levantará.

21. Acontecerá en aquel día, que Jehová castigará al ejército de los cielos en lo alto, y a los reyes de la tierra sobre la tierra.

22. Y serán amontonados como se amontona a los encarcelados en mazmorra, y en prisión quedarán encerrados, y serán castigados después de muchos días.

23. La luna se avergonzará, y el sol se confundirá, cuando Jehová de los ejércitos reine en el monte de Sion y en Jerusalén, y delante de sus ancianos sea glorioso.

×
Isaías 24

Vv. 1-12.Aquellos cuyos tesoros y cuya felicidad se basan en la tierra, pronto serán llevados a la necesidad y la miseria. Bueno es que apliquemos lo que dice la Escritura de la vanidad y aflicción de espíritu en todas las cosas de aquí abajo. El pecado ha trastornado la tierra; ha llegado a ser muy diferente para el hombre de lo que era cuando Dios la creó para que fuera su habitación. En el mejor de los casos es como una flor que se marchita en las manos de los que se complacen con ella, y la ponen en su regazo. El mundo en que vivimos es un mundo de desilusiones, un valle de lágrimas; los hijos de los hombres en ella no son sino de pocos días, y llenos de problemas. Véase el poder de la maldición de Dios, cómo a todo hace vano, y hace desolación en todos los rangos y condiciones. El pecado acarrea estas calamidades a la tierra; está contaminada por los pecados de los hombres, por tanto, es asolada por los juicios de Dios. El gozo carnal pronto terminará, y su fin es pesadumbre. Dios tiene muchas maneras de amargar el vino y la bebida fuerte de los que las aman; el destemple del cuerpo, la angustia mental, la ruina del patrimonio, amargarán el trago fuerte, y harán insípidas las delicias de los sentidos. Que los hombres aprendan a lamentarse por el pecado, y a regocijarse en Dios; entonces, nadie ni nada puede quitarles su gozo.


Vv. 13-15.Habrá un remanente preservado de la destrucción general y será un remanente devoto y piadoso. Estos pocos están dispersos; como los restos del olivo, escondido bajo las hojas. El Señor conoce a los suyos; el mundo, no. Cuando la alegría de los mundanos se acabe, el gozo de los santos será tan vívido como siempre, porque el pacto de gracia, la fuente de sus consuelos, y el fundamento de sus esperanzas, nunca falla. Los que se regocijan en el Señor pueden regocijarse en la tribulación y, por fe, pueden triunfar cuando todos los que los rodean están llorando. Llaman a sus sufrientes congéneres a hacer lo mismo, a los que están en el horno de la aflicción. O, en los valles, lugares cenagosos, oscuros, bajos. En todo fuego, aun el más caliente, en todo lugar, aun el más remoto, mantengamos nuestros buenos pensamientos de Dios. Si ninguna de estas pruebas nos conmueven, entonces glorifiquemos al Señor en las hogueras.


Vv. 16-23.Los creyentes pueden ser empujados a las partes más remotas de la tierra, pero están cantando, no suspirando. Aquí hay terror para los pecadores; el profeta lamenta las miserias que vio venir cual torrente, y el pequeño número de los creyentes. -Él prevee que el pecado abundará. El significado es simple, que el mal persigue a los pecadores. Inestables, inciertas son todas estas cosas. Los mundanos piensan habitar en la tierra como en un palacio, como en un castillo; pero será quitada como una cabaña, como un alojamiento dispuesto para una noche. Caerá y no se volverá a levantar, pero habrá cielos y tierra nuevos en que nada habitará sino la justicia. El pecado es una carga para toda la creación; es una carga pesada bajo la cual ahora gime, y al fin se hundirá. Dios visitará a los elevados que están hinchados en su grandeza, que se piensan fuera del alcance del peligro, por su orgullo y crueldad. Nosotros no juzguemos nada antes de tiempo, aunque algunos serán visitados. Nadie de este mundo estará seguro aunque su condición sea siempre próspera; ni nadie tiene que desesperarse aunque su condición sea muy deplorable. Dios será glorificado en todo esto. Pero el misterio de la Providencia aún no está terminado. La ruina de los enemigos del Redentor debe dar lugar a su reino y, entonces, el Sol de Justicia aparecerá en plena gloria. Felices los que aceptan la advertencia que hay en la sentencia contra otros; todo pecador impenitente se hundirá bajo su transgresión y no subirá más, mientras los creyentes disfrutan bendición eterna.



Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit



Anuncios