x

Bibliatodo Comentarios

Anuncios


Comentario Bíblico de Matthew Henry

Isaías 17

1. Profecía sobre Damasco. He aquí que Damasco dejará de ser ciudad, y será montón de ruinas.

2. Las ciudades de Aroer están desamparadas, en majadas se convertirán; dormirán allí, y no habrá quien los espante.

3. Y cesará el socorro de Efraín, y el reino de Damasco; y lo que quede de Siria será como la gloria de los hijos de Israel, dice Jehová de los ejércitos.

4. En aquel tiempo la gloria de Jacob se atenuará, y se enflaquecerá la grosura de su carne.

5. Y será como cuando el segador recoge la mies, y con su brazo siega las espigas; será también como el que recoge espigas en el valle de Refaim.

6. Y quedarán en él rebuscos, como cuando sacuden el olivo; dos o tres frutos en la punta de la rama, cuatro o cinco en sus ramas más fructíferas, dice Jehová Dios de Israel.

7. En aquel día mirará el hombre a su Hacedor, y sus ojos contemplarán al Santo de Israel.

8. Y no mirará a los altares que hicieron sus manos, ni mirará a lo que hicieron sus dedos, ni a los símbolos de Asera, ni a las imágenes del sol.

9. En aquel día sus ciudades fortificadas serán como los frutos que quedan en los renuevos y en las ramas, los cuales fueron dejados a causa de los hijos de Israel; y habrá desolación.

10. Porque te olvidaste del Dios de tu salvación, y no te acordaste de la roca de tu refugio; por tanto, sembrarás plantas hermosas, y plantarás sarmiento extraño.

11. El día que las plantes, las harás crecer, y harás que su simiente brote de mañana; pero la cosecha será arrebatada en el día de la angustia, y del dolor desesperado.

12. ¡Ay! multitud de muchos pueblos que harán ruido como estruendo del mar, y murmullo de naciones que harán alboroto como bramido de muchas aguas.

13. Los pueblos harán estrépito como de ruido de muchas aguas; pero Dios los reprenderá, y huirán lejos; serán ahuyentados como el tamo de los montes delante del viento, y como el polvo delante del torbellino.

14. Al tiempo de la tarde, he aquí la turbación, pero antes de la mañana el enemigo ya no existe. Esta es la parte de los que nos aplastan, y la suerte de los que nos saquean.

×

Isaías 17

Vv. 1-11.El pecado desampara las ciudades. Es extraño que los grandes conquistadores se enorgullezcan de ser enemigos de la humanidad, pero es mejor que la manada descanse ahí a que en ella se alberguen algunos que están en abierta rebelión contra Dios y la santidad. Las fortalezas de Israel, el reino de las diez tribus, serán llevadas a la ruina. Los que participan en pecado son justamente hechos partícipes en la ruina. La gente, por sus pecados, habían madurado para la destrucción y su gloria fue rápidamente cortada y quitada por el enemigo, como el trigo es arrancado del campo por el agricultor. La misericordia está reservada, en medio del juicio, para un remanente. Pero muy pocos serán remanente santo. Los pocos salvados despertaron para regresar a Dios. Ellos reconocerán su mano en todos los sucesos; ellos le darán la gloria debida a su nombre. Guiarnos a esto es el designio de la providencia, porque Él es nuestro Hacedor; y somos obra de su gracia, porque Él es el Santo de Israel. Ellos dejarán de mirar a sus ídolos, criaturas de su propia fantasía. Tenemos razón para considerar provechosas las aflicciones que nos separan de nuestros pecados. El Dios de nuestra salvación es la Roca de nuestra fuerza; nuestro olvido y desconsideración de Él están en el fondo de todo pecado. Las plantas agradables y los brotes de un suelo extranjero son expresiones de adoración extraña e idólatra, y de las costumbres viles relacionadas con ello. Se empleará diligencia para fomentar el crecimiento de estos retoños extraños, pero todo en vano. Véase el mal y el peligro del pecado y sus consecuencias ciertas.


Vv. 12-14.La ira y la fuerza de los asirios se parecía a las poderosas aguas del mar, pero cuando el Dios de Israel las reprende, huyen como paja o como cosa que rueda ante el torbellino. En el anochecer Jerusalén tendría problemas debido al poderoso invasor, pero antes de la mañana su ejército estaría casi cortado. Dichosos los que recuerdan a Dios como salvación de ellos y confían en su poder y gracia. El problema de los creyentes, y la prosperidad de sus enemigos, será igualmente breve; mientras el gozo del primero y la destrucción de los que los odian y saquean, durarán para siempre.



Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit