- Anuncios -
x

Bibliatodo Comentarios




Comentario Bíblico de Matthew Henry
Apocalipsis 13

1. Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo.

2. Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.

3. Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia,

4. y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?

5. También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses.

6. Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo.

7. Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación.

8. Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.

9. Si alguno tiene oído, oiga.

10. Si alguno lleva en cautividad, va en cautividad; si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto. Aquí está la paciencia y la fe de los santos.

11. Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón.

12. Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada.

13. También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres.

14. Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió.

15. Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase.

16. Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente;

17. y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.

18. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.

×
Apocalipsis 13

Vv. 1-10.El apóstol, estando en la playa, vio a una bestia salvaje salir del mar; un poder tiránico, idólatra, perseguidor, que surge de los trastornos que tuvieron lugar. ¡Era un monstruo aterrador! Parece significar el dominio mundano opresor que, por muchas eras, desde los tiempos del cautiverio babilonio, había sido hostil a la iglesia. Entonces, la primera bestia empezó a perseguir y oprimir a los justos por amor de la justicia, pero ellos sufrieron más bajo la cuarta bestia de Daniel (el imperio romano) que ha afligido a los santos con muchas persecuciones crueles. La fuente de este poder fue el dragón. Fue establecido por el diablo y apoyado por él. La herida de la cabeza puede ser la abolición de la idolatría pagana; y la sanidad de la herida sería la introducción de la idolatría papista, la misma en sustancia, sólo que con nuevo ropaje, pero que responde tan efectivamente al designio del diablo. El mundo admiró su poder, política y éxito. Ellos rindieron honores y sujeción al diablo y sus instrumentos. Ejerció un poder y una política infernal exigiendo que los hombres rindieran a las criaturas el honor que sólo pertenece a Dios. Pero el poder y el éxito del diablo son limitados. Cristo tiene un remanente escogido, redimido por su sangre, registrado en su libro, sellado por su Espíritu; y, aunque el diablo y el anticristo puedan vencer el cuerpo, y quitar la vida natural, no pueden vencer el alma, ni prevalecer contra los creyentes verdaderos para que abandonen a su Salvador y se unan a sus enemigos. La perseverancia en la fe del evangelio y la verdadera adoración de Dios, en esta gran hora de prueba y tentación, que engañarían a todos excepto al elegido, es el carácter de los registrados en el libro de la vida. Este motivo y aliento poderosos a la constancia es el gran objetivo de todo el Libro de Apocalipsis.


Vv. 11-18.Los que entienden que la primera bestia significa una potencia mundial, toman a la segunda también como poder perseguidor y usurpador que actúa con el disfraz de la religión y de la caridad hacia las almas de los hombres. Es un dominio espiritual que profesa derivar de Cristo y se ejerce, primeramente, en forma suave, pero luego habla como dragón. Su habla le traiciona, porque establece doctrinas falsas y decretos crueles que muestran que pertenece al dragón y no al Cordero. Ejerció todo el poder de la bestia anterior. Persigue el mismo objetivo: apartar a los hombres de la adoración del Dios verdadero y someter las almas de los hombres a la voluntad y al control de hombres. La segunda bestia ha ejecutado sus intenciones con métodos que engañan a los hombres para que adoren a la primera bestia en la nueva forma o semejanza hecha para esto, con prodigios mentirosos, milagros pretendidos, y por censuras severas. También, sin permitir el goce de derechos naturales o civiles por parte de quienes no adoren a esa bestia que es la imagen de la bestia pagana. Se hace algo que da autorización para comprar y vender y para ganancia y confianza, lo que les obliga a usar todo su interés, poder y trabajo en el fomento del dominio de la bestia, lo cual es significado por recibir su marca. Hacer una imagen de la bestia, cuya herida mortal fue sanada, sería dar forma y poder a su adoración, o requerir obediencia a sus órdenes. Adorar la imagen de la bestia implica someterse a las cosas que estampan el carácter de la marca y la vuelven imagen de la bestia. El número de la bestia es dado como para mostrar la sabiduría infinita de Dios y ejercitar la sabiduría de los hombres. El número es número de hombre, calculado de la manera habitual de los hombres, y es 666. Permanece como misterio qué o quién está representado por esto. Este número ha sido aplicado en casi cada disputa religiosa y se puede dudar, razonablemente, si se ha descubierto ya su significado. Pero el que tiene sabiduría y entendimiento verá que todos los enemigos de Dios están numerados y marcados para destrucción; que el término de su poder pronto expirará y que todas las naciones se someterán a nuestro Rey de justicia y paz.



Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit