x

Bibliatodo Comentarios

Anuncios


Comentario Bíblico de Matthew Henry

Mateo 1

1. LIBRO de la generacion de Jesu Cristo, hijo de David, hijo de Abraham.

2. Abraham engendró á Isaac; é Isaac engendró á Jacob; y Jacob engendró á Judá y á sus hermanos;

3. y Judá engendró de Thamár á Pharés y á Zara; y Pharés engendró á Hesrón; y Hesrón engendró á Ram;

4. y Ram engendró á Aminadáb; y Aminadáb engendró á Naasón; y Naasón engendró á Salmón;

5. y Salmón engendró de Raáb á Booz; y Booz engendró de Ruth a Obéd; y Obéd engendró á Isaí;

6. é Isaí engendró al rey David; y el rey David engendró á Salomón de la que fué mujer de Urías;

7. y Salomón engendró á Roboam; y Roboam engendró á Abiám; y Abiám engendró á Asa;

8. y Asa engendró á Josaphát; y Josaphát engendró á Jorám; y Jorám engendró á Ozías;

9. y Ozías engendró á Joathám; y Joathám engendró á Acház; y Acház engendró á Ezechías;

10. y Ezechías engendró a Manassé; y Manassé engendró á Amón; y Amón engendró á Josías;

11. y Josías engendró [á Joacím; y Joacím engendró> á Jechonías, y á sus hermanos, en la trasmigracion de Babilonia;

12. y despues de la trasmigracion de Babilonia, Jechonías engendró a Salathiél; y Salathiél engendró á Zorobabél;

13. y Zorobabél engendró á Abiud; y Abiud engendró á Eliacím; y Eliacím engendró á Azór;

14. y Azór engendró á Sadóc; y Sadóc engendró á Achím; y Achím engendró á Eliud;

15. y Eliúd engendró á Eleazár; y Eleazár engendró á Mathán; y Mathán engendró á Jacob;

16. y Jacob engendró á Joseph marido de María, de la cual nació Jesus, el cual es llamado el Cristo.

17. De manera que todas las generaciones desde Abraham hasta David, son catorce generaciones; y desde David hasta la trasmigracion de Babilonia, catorce generaciones; y desde la trasmigracion de Babilonia hasta Cristo, catorce generaciones.

18. Y EL nacimiento de Jesu Cristo fué así: Que siendo María su madre desposada con Joseph, antes que se juntasen, fué hallada estar preñada del Espíritu Santo.

19. Y Joseph su marido, como era justo, y no la quisiese infamar, quiso dejarla secretamente.

20. Y pensando él esto, hé aquí, que el ángel del Señor le aparece en sueños, diciendo: Joseph, hijo de David, no temas de recibir á María tu mujer: porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es :

21. y parirá hijo, y llamarás su nombre JESUS: porque él salvará á su pueblo de sus pecados.

22. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo que fué dicho por el Señor por el profeta, que dijo:

23. He aquí, que una vírgen será preñada, y parirá hijo, y llamarás su nombre Emmanuel, que declarado es: Con nosotros Dios.

24. Y despertado Joseph del sueño, hizo como el ángel del Señor le habia mandado, y recibió á su mujer.

25. Y no la conoció hasta que parió á su Hijo primogénito; y llamó su nombre JESUS.

×

Mateo 1

Vv. 1-17.Acerca de esta genealogía de nuestro Salvador, obsérvese la intención principal. No es una genealogía innecesaria. No es por vanagloria como suelen ser las de los grandes hombres. Demuestra que nuestro Señor Jesús es de la nación y familia de la cual iba a surgir el Mesías. La promesa de la bendición fue hecha a Abraham y su descendencia; la del dominio, a David y su descendencia. Se prometió a Abraham que Cristo descendería de él, Génesis xii, 3; xxii, 18; y a David que descendería de él, 2 Samuel vii, 12; Salmo lxxxix, 3, y siguientes; cxxxii, 11; por tanto, a menos que Jesús sea hijo de David, e hijo de Abraham, no es el Mesías. Esto se prueba aquí con registros bien conocidos. Cuando plugo al Hijo de Dios tomar nuestra naturaleza, Él se acercó a nosotros en nuestra condición caída, miserable; pero estaba perfectamente libre de pecado: y mientras leamos los nombres de su genealogía no olvidemos cuán bajo se inclinó el Señor de la gloria para salvar a la raza humana.


Vv. 18-25.Miremos las circunstancias en que entró el Hijo de Dios a este mundo inferior, hasta que aprendamos a despreciar los vanos honores de este mundo, cuando se los compara con la piedad y la santidad. El misterio de Cristo hecho hombre debe ser adorado; no es para inquirir en esto por curiosidad. Fue así ordenado que Cristo participara de nuestra naturaleza, pero puro de la contaminación del pecado original, que había sido comunicado a toda la raza de Adán. Fíjese que es al reflexivo a quien Dios guiará, no al que no piensa. El tiempo de Dios para llegar con instrucción a su pueblo se da cuando están perdidos. Los consuelos divinos confortan más al alma cuando está presionada por pensamientos que confunden. Se dice a José que María debía traer al Salvador al mundo. Tenía que darle nombre, Jesús, Salvador. Jesús es el mismo nombre de Josué. La razón de este nombre es clara, porque aquellos a quienes Cristo salva, los salva de sus pecados; de la culpa del pecado por el mérito de su muerte y del poder del pecado por el Espíritu de Su gracia. Al salvarlos del pecado, los salva de la ira y de la maldición, y de toda desgracia, aquí y después. Cristo vino a salvar a su pueblo no en sus pecados, sino de sus pecados; y, así, a redimirlos de entre los hombres para sí, que es apartado de los pecadores. José hizo como le ordenó el ángel del Señor, rápidamente y sin demora, jubilosamente, sin discutir. Aplicando las reglas generales de la palabra escrita, debemos seguir la dirección de Dios en todos los pasos de nuestra vida, particularmente en sus grandes cambios, que son dirigidos por Dios, y hallaremos que esto es seguro y consolador.



Reina Valera 1858 (RV1858) (Solo Nuevo Testamento)

Copyright © Public domain

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit




Anuncios