x

Bibliatodo Comentarios

Anuncios


Comentario Bíblico de Matthew Henry
Miqueas 1

1. Ésta es la palabra que el Señor dirigió a Miqueas de Moréset, durante los reinados de Jotán, Acaz y Ezequías, reyes de Judá. Ésta es la visión que tuvo acerca de Samaria y de Jerusalén.

2. Escuchen, pueblos todos; preste atención la tierra y todo lo que hay en ella. el Señor, el Señor omnipotente, será testigo en contra de ustedes.

3. ¡Miren! Ya sale el Señor de su morada; ya baja y se encamina hacia las cumbres de la tierra.

4. A su paso se derriten las montañas como la cera junto al fuego; se parten en dos los valles como partidos por el agua de un torrente.

5. Y todo esto por la transgresión de Jacob, por los pecados del pueblo de Israel. ¿Acaso no representa Samaria la transgresión de Jacob? ¿Y no es acaso en Jerusalén donde están los *santuarios paganos de Judá?

6. Dejaré a Samaria hecha un montón de ruinas: ¡convertida en campo arado para viñedos! Arrojaré sus piedras al valle, y pondré al descubierto sus cimientos.

7. Todos sus ídolos serán hechos pedazos; toda su paga de prostituta será arrojada al fuego. Yo destrozaré todas sus imágenes. Todo cuanto ganó como prostituta, en paga de prostituta se convertirá.

8. Por eso lloraré y gritaré de dolor, y andaré descalzo y desnudo. y gemiré como avestruz.

9. Porque la herida de Samaria es incurable: ha llegado hasta Judá. Se ha extendido hasta mi pueblo, ¡hasta la *entrada misma de Jerusalén!

10. No lo anuncien en Gat,[1] no se entreguen al llanto; ¡revuélquense de dolor en el polvo de Bet Leafrá![2]

11. Habitantes de Safir,[3] emigren desnudos y humillados. [4] no se atrevieron a salir. Bet Ésel está gimiendo, y va a retirarles su apoyo.

12. Se retuercen esperando el bien, los habitantes de Marot;[5] el Señor ha enviado el mal hasta la entrada misma de Jerusalén.

13. Habitantes de Laquis,[6] ¡enganchen al carro los corceles! Con ustedes comenzó el pecado de la hija de *Sión; en ustedes se hallaron los delitos de Israel.

14. Por tanto, despídanse de Moréset Gat. [7] son una trampa para los reyes de Israel.

15. Habitantes de Maresá,[8] yo enviaré contra ustedes un conquistador, y hasta Adulán irá a parar la flor y nata de Israel.

16. Así que rasúrate la barba y rápate la cabeza; haz duelo por tus amados hijos; agranda tu calva como la del buitre, pues tus hijos te serán arrebatados.

×
Miqueas 1

Vv. 1-7.La tierra con todo lo que en ella hay es llamada a oír al profeta. El santo templo de Dios no protegerá a los falsos profesantes. Tampoco los hombres de alto rango, como las montañas, ni los hombres de baja condición, como los valles pueden asegurarse a sí mismos o a la tierra contra los juicios de Dios. Si se encuentra pecado en el pueblo de Dios, no los perdonará; y sus pecados son más provocadores para Él, porque merecen el mayor de los reproches. Cuando sentimos el pinchazo del pecado nos corresponde indagar cuál es el pecado por el cual somos asaeteados. Las personas y los lugares más elevados son los más expuestos a las enfermedades espirituales. Los vicios de los líderes y reyes serán castigados segura y agudamente. El castigo responde al pecado. Lo que dieron a los ídolos nunca prosperará ni les hará ningún bien. Lo que se logra por una lujuria se desperdicia en otra.


Vv. 9-16.El profeta lamenta que el caso de Israel sea desesperado; pero no lo declara en Gat. No deis complacencia a los que se alegran con los pecados o con las penas del Israel de Dios. Revuélcate en el polvo, como acostumbraban los de duelo; que cada casa de Jerusalén se haga casa de Afra, “una casa de polvo”. Cuando Dios hace polvo la casa, corresponde que nos humillemos hasta el polvo bajo su mano poderosa. Muchos lugares deben compartir este duelo. Los nombres tienen significados que apuntaban a las miserias venideras para ellos; para despertar por ellas al pueblo a un santo temor por la ira divina. Todos los refugios, excepto Cristo, deben ser refugios de mentira para los que confían en sí; otros herederos recibirán cada herencia, pero no el cielo, y toda la gloria será vergüenza, excepto la honra que sólo procede de Dios. Ahora pueden los pecadores despreciar los sufrimientos de sus vecinos, pero pronto les llegará el turno de ser castigados.



Nueva Versión Internacional (NVI)

La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 by Biblica, Inc.® Used by permission. All rights reserved worldwide.

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit



Anuncios