Anuncios
x

Bibliatodo Comentarios




Comentario Bíblico de Matthew Henry
Salmos 86

1. Oración de David. Inclina, oh SEÑOR, tu oído y respóndeme, porque estoy afligido y necesitado.

2. Guarda mi alma, pues soy piadoso; tú eres mi Dios; salva a tu siervo que en ti confía.

3. Ten piedad de mí, oh Señor, porque a ti clamo todo el día.

4. Alegra el alma de tu siervo, porque a ti, oh Señor, elevo mi alma.

5. Pues tú, Señor, eres bueno y perdonador, abundante en misericordia para con todos los que te invocan.

6. Escucha, oh SEÑOR, mi oración, y atiende a la voz de mis súplicas.

7. En el día de la angustia te invocaré, porque tú me responderás.

8. No hay nadie como tú entre los dioses, oh Señor, ni hay obras como las tuyas.

9. Todas las naciones que tú has hecho vendrán y adorarán delante de ti, Señor, y glorificarán tu nombre.

10. Porque tú eres grande y haces maravillas; sólo tú eres Dios.

11. Enséñame, oh SEÑOR, tu camino; andaré en tu verdad; unifica mi corazón para que tema tu nombre.

12. Te daré gracias, Señor mi Dios, con todo mi corazón, y glorificaré tu nombre para siempre.

13. Porque grande es tu misericordia para conmigo, y has librado mi alma de las profundidades del Seol.

14. Oh Dios, los arrogantes se han levantado contra mí, y una banda de violentos ha buscado mi vida, y no te han tenido en cuenta.

15. Mas tú, Señor, eres un Dios compasivo y lleno de piedad, lento para la ira y abundante en misericordia y fidelidad.

16. Vuélvete hacia mí, y tenme piedad; da tu poder a tu siervo, y salva al hijo de tu sierva.

17. Muéstrame una señal de bondad, para que la vean los que me aborrecen y se avergüencen, porque tú, oh SEÑOR, me has ayudado y consolado.

×
Salmos 86

Vv. 1-7.Nuestra pobreza y miseria, cuando se sienten, son un poderoso argumento a nuestro favor ante el trono de la gracia. La mejor autopreservación es encomendarnos al cuidado de Dios. Yo soy uno que tú favoreces, uno que has apartado para ti y has hecho partícipe de la gracia que santifica. Gran aliento para orar es sentir que hemos recibido la gracia de Dios que convierte, que hemos aprendido a confiar en Él y a ser sus siervos. Podemos esperar consuelo de Dios cuando mantenemos nuestra comunión con Dios. La bondad de Dios se manifiesta en dos cosas, en dar y pedonar. No importa lo que los demás hagan, invoquemos a Dios y encomendemos nuestro caso a Él: no buscaremos en vano.


Vv. 8-17.Sólo nuestro Dios posee poder omnipotente y amor infinito. Cristo es el camino y la verdad. El alma creyente deseará que se le enseñe el camino y la verdad de Dios para andar en Él, más que ser liberada de la angustia terrenal. Quienes no ponen al Señor delante de ellos, buscan las almas de los creyentes; pero la compasión, la misericordia y la verdad de Dios son su refugio y su consuelo. Aquellos cuyos padres fueron siervos del Señor pueden plantear esto como argumento para ser escuchados y ayudados. Considerando la experiencia de David y la del creyente, no debemos perder de vista a Aquel que, siendo rico, por nosotros se hizo pobre para que por su pobreza nosotros fuésemos enriquecidos.



La Biblia de las América

Copyright (c) 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit