- Anuncios -
x

Bibliatodo Comentarios


Comentario Bíblico de Matthew Henry
Isaías 25

1. Epinicio al Mesías glorioso Señor Dios, te glorificaré; cantaré tu nombre, porque has hecho admirables cosas: decreto antiguo verdadero; ¡sea!

2. Porque has puesto ciudades en túmulo, ciudades fortificadas para que no cayeran sus cimientos; de los impíos ciudad por el siglo no será edificada, no.

3. Por esto te bendecirá el pueblo el pobre; y ciudades de hombres agraviados te bendecirán.

4. Pues te has hecho a toda ciudad humilde, ayudador, y a los desfallecidos de indigencia, amparo —de hombres malos líbrales— amparo de sedientos y aliento de hombres agraviados,

5. como hombres pusilánimes sedientos en Sión; de hombres impíos(a) a quien nos has entregado.

6. Y hará Señor de ejércitos a todas las gentes(b): sobre este monte beberán alegría; beberán vino;

7. se ungirán con ungüento en este monte. Entrega todo esto a las gentes; porque este consejo, sobre todas las gentes.

8. Ha devorado la muerte prevaleciendo; y de nuevo quitó el Señor Dios toda lágrima de todo semblante; el oprobio del pueblo quitó de toda la tierra; pues la boca del Señor ha hablado.

9. Y dirán aquel día: «He aquí, nuestro Dios, en quien esperábamos, también nos salvará; este Señor; le hemos aguardado y alborozádonos; y nos alegraremos en la salud nuestra».

10. Reposo dará Dios sobre este monte, y conculcada será la Moabítide, al modo que huellan era en carros;

11. y largará sus manos al modo que también él humilló para perder; y humillará(c) su altanería sobre las cosas sobre que las manos lanzó;

12. y la alteza del refugio de tu muro humillará; y bajarán hasta el pavimento.

×
Isaías 25

Vv. 1-5.Aunque esto muestre la liberación de los judíos del cautiverio, apunta más lejos a las alabanzas que habrá que ofrecer a Dios por las victorias de Cristo sobre nuestros enemigos espirituales, y el consuelo que ha provisto para todos los creyentes. La fe verdadera sencillamente acredita el testimonio del Señor, y confía en su verdad para cumplir sus promesas. Como Dios debilita al fuerte que es orgulloso y seguro, así fortalece al débil que es humilde y permanece con Él. Dios protege a su pueblo en todos los climas. El Señor ampara a los que confían en Él de la insolencia de los opresores. Su insolencia no es sino el ruido de los extraños; es como el calor del sol abrasador del mediodía, pero ¿dónde está cuando se pone el sol? El Señor siempre fue Refugio de los creyentes angustiados, y siempre lo será. Habiéndoles provisto un refugio, les enseña a huir para allá.


Vv. 6-8.El grato recibimiento a los pecadores arrepentidos se suele comparar con una fiesta en el Nuevo Testamento. Los invitados son toda la gente, gentiles y judíos por igual. Hay en el evangelio aquello que fortalece y alegra el corazón y que es bueno para los que están convictos de pecado y lo lamentan. Hay un velo extendido sobre todas las naciones, porque todas se sientan en tinieblas. Pero el Señor destruirá este velo por la luz de su evangelio que brilla en el mundo, y el poder de su Espíritu que abre los ojos de los hombres para recibirlo. Él levantará a la vida espiritual a los que hacía mucho estaban muertos en delitos y pecados. El mismo Cristo triunfará sobre la muerte en su resurrección. La pena desaparecerá; habrá gozo perfecto e infinito. Serán consolados los que se duelen por el pecado. Tendrán consuelo los que sufren por Cristo. Pero en el gozo del cielo, y no poco, se cumplirá plenamente este dicho: Dios enjugará toda lágrima. Esta esperanza debiera, ahora, quitar el exceso de tristeza, todo llanto que estorbe la siembra. A veces en este mundo, Dios quita el reproche de su pueblo de entre los hombres; sin embargo, será plenamente cumplido en el gran día. Soportemos ahora el dolor y la vergüenza con paciencia; ambas serán quitadas dentro de poco.


Vv. 9-12.Con gozo y alabanza recibirán la buena nueva del Redentor los que le buscaban; y con cántico de triunfo entrarán los santos glorificados al gozo de su Señor. Y no es en vano esperar en Él, porque la misericordia llega al fin con abundante recompensa por la demora. Las manos una vez extendidas sobre la cruz, para abrirnos el camino de salvación, a la larga se extenderán para destruir a todos los pecadores no arrepentidos. Moab es aquí puesto en lugar de todos los adversarios del pueblo de Dios; todos serán pisoteados o apisonados. Dios derribará la soberbia de los enemigos con un juicio humillante tras otro. La destrucción de Moab es un tipo de la victoria de Cristo y de la destrucción de las fortalezas de Satanás. Por tanto, amados hermanos, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.



Jünemann Septuaginta en español

P. Guillermo Jünemann 1928©

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit