x

Bibliatodo Comentarios

Anuncios


Comentario Bíblico de Matthew Henry
Proverbios 5

1. Atiende a mi sabiduría, hijo mío; presta atención a mi inteligencia.

2. Así sabrás ser discreto y podrás hablar con conocimiento.

3. Pues la mujer ajena[1] habla con dulzura y su voz es más suave que el aceite;

4. pero termina siendo más amarga que el ajenjo y más cortante que una espada de dos filos.

5. Andar con ella conduce a la muerte; sus pasos llevan directamente al sepulcro.

6. A ella no le importa el camino de la vida ni se fija en lo inseguro de sus pasos.

7. Por lo tanto, hijo mío, atiéndeme, no te apartes de mis enseñanzas.

8. Aléjate de la mujer ajena; ni siquiera te acerques a la puerta de su casa,

9. para que no pierdas la riqueza de tus años en manos de gente extraña y cruel;

10. para que ningún extraño se llene con el fruto de tu esfuerzo y tu trabajo.

11. De lo contrario, acabarás por lamentarlo cuando tu cuerpo se consuma poco a poco.

12. y dirás: '¡Cómo pude despreciar la corrección! ¡Cómo pude rechazar las reprensiones!

13. ¡No quise escuchar a mis maestros, no atendí a los que me instruían,

14. y por poco llego al colmo de la desgracia ante la comunidad entera!'

15. Calma tu sed con el agua que brota de tu propio pozo.

16. No derrames el agua de tu manantial; no la desperdicies derramándola por la calle.

17. Pozo y agua son tuyos, y de nadie más; ¡no los compartas con extraños!

18. ¡Bendita sea tu propia fuente! ¡Goza con la compañera de tu juventud,

19. delicada y amorosa cervatilla! ¡Que nunca te falten sus caricias! ¡Que siempre te envuelva con su amor!

20. ¿Por qué enredarte, hijo mío, con la mujer ajena? ¿Por qué arrojarte en brazos de una extraña?

21. El Señor está pendiente de la conducta del hombre; no pierde de vista ninguno de sus pasos.

22. Al malvado lo atrapa su propia maldad; su propio pecado lo sujeta como un lazo.

23. Su indisciplina lo llevará a la muerte; su gran necedad, a la perdición.

×
Proverbios 5

Vv. 1-14.Salomón advierte a todos los jóvenes, como si fueran sus hijos, que se abstengan de las lujurias carnales. Algunos, por la mujer adúltera, entienden aquí la idolatría, la doctrina falsa, que tiende a descarriar las mentes y los modales de los hombres, pero el criterio directo es advertir de los pecados contra el séptimo mandamiento. A menudo estos han sido, y aún son, el método de Satanás para alejar a los hombres de la adoración a Dios para llevarlos a una religión falsa. Considérese cuán fatales son las consecuencias; ¡cuán amargo el fruto! Elimínelo, porque hiere. Conduce a los tormentos del infierno. La tendencia directa de este pecado es la destrucción de cuerpo y alma. Debemos evitar cuidadosamente todo lo que signifique dar un paso en esa dirección. Los que han de ser resguardados del daño deben mantenerse fuera del camino del daño. Si nos metemos en tentación, nos burlamos de Dios cuando oramos, No nos metas en tentación. ¡Cuántos males acompañan a este pecado! Destruye la reputación; desperdicia el tiempo; arruina el patrimonio; es nocivo para la salud; llena la mente con horror. Aunque en el momento estés feliz, tarde o temprano traerá dolor. El pecador convicto se reprocha, y no excusa su necedad. Por los actos frecuentes de pecado, sus hábitos se arraigan y confirman. Por un milagro de misericordia, el arrepentimiento verdadero puede evitar las espantosas consecuencias de tales pecados, pero esto no es frecuente; son muchos más los que mueren como han vivido. ¡Lo que puede expresar el caso del pecador que se arruina a sí mismo en el mundo eterno, soportando el remordimiento de su conciencia!


Vv. 15-23.El matrimonio legal es un medio que Dios ha designado para resguardar de estos vicios destructores. Pero no estamos adecuadamente unidos si no atendemos a la palabra de Dios, buscando su dirección y bendición, y actuando con afecto. Acordaos siempre que aunque los pecados secretos puedan escapar de los ojos de nuestros congéneres, no obstante los caminos del hombre están ante los ojos del Señor que no solamente los ve, sino pondera todas sus andanzas. Los que son tan necios que escogen el camino del pecado, son justamente dejados por Dios a sí mismos para que sigan adelante por el camino que lleva a la destrucción.



Dios Habla Hoy (DHH)

Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996.

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit



Anuncios