Anuncios
x

Bibliatodo Comentarios




Comentario Bíblico de Matthew Henry
Proverbios 29

1. El que se pone terco cuando lo reprenden, pronto será destruido sin remedio.

2. Cuando predominan los justos, la gente se alegra; cuando los malvados gobiernan, la gente sufre.

3. El hijo sabio hace feliz a su padre; el que anda con prostitutas derrocha el dinero.

4. El rey que hace justicia, afirma a su país; el que solo exige impuestos, lo arruina.

5. El que siempre alaba a su amigo, en realidad le está tendiendo una trampa.

6. La trampa del malvado son sus propios pecados; pero el hombre honrado vive alegre y feliz.

7. El justo toma en cuenta los derechos del pobre, pero al malvado nada le importa.

8. Los alborotadores agitan a una ciudad; los sabios saben calmar los ánimos.

9. El sabio que entabla pleito contra un necio, se enoja, recibe burlas y no arregla nada.

10. Los asesinos y desalmados odian a muerte al hombre honrado.

11. El necio da rienda suelta a sus impulsos, pero el sabio acaba por refrenarlos.

12. El gobernante que hace caso de mentiras corrompe a todos sus servidores.

13. El oprimido y el opresor tienen algo en común: el Señor les ha dado la vista a ambos.

14. El rey que gobierna a los pobres con lealtad, afirma su trono para siempre.

15. A golpes y reprensiones se aprende, pero el hijo consentido avergüenza a su madre.

16. Si los malvados abundan, abunda el pecado; pero los hombres honrados los verán fracasar.

17. Corrige a tu hijo y te hará vivir tranquilo, y te dará muchas satisfacciones.

18. Donde no hay dirección divina, no hay orden; ¡feliz el pueblo que cumple la ley de Dios!

19. Con palabras no se corrige al esclavo, porque entiende pero no hace caso.

20. Más se puede esperar de un necio que de quien habla sin pensar.

21. El que consiente a su esclavo desde pequeño, al final tendrá que lamentarlo.

22. El que es violento e impulsivo, provoca peleas y comete muchos errores.

23. Al que es orgulloso se le humilla, pero al que es humilde se le honra.

24. El cómplice del ladrón es enemigo de sí mismo, pues aunque oye maldiciones[1] no confiesa.

25. El miedo a los hombres es una trampa, pero el que confía en el Señor estará protegido.

26. Muchos buscan el favor del gobernante, pero solo el Señor hace justicia.

27. Los hombres honrados no soportan a los malvados, y los malvados no soportan a los honrados.

×
Proverbios 29

V. 1.¿Quién puede sanar si Dios hiere? La palabra de Dios advierte a todos que huyan de la ira venidera a la esperanza puesta ante nosotros en Jesucristo.


V. 2.La gente tiene causa para regocijarse o lamentarse según sus gobernantes sean justos o impíos.


V. 3.La sabiduría divina es lo que mejor nos resguarda de las lujurias destructoras.


V. 4.El Señor Jesús es el Rey que ministrará el juicio verdadero a la gente.


V. 5.Los aduladores ponen fuera de su guardia a los hombres, lo que los traiciona haciéndolos en mala conducta.


V. 6.Las transgresiones siempre terminan en vejaciones. Los hombres justos andan en libertad y caminan en seguridad.


V. 7.Este versículo es aplicable a la compasión por la angustia del pobre, y el desprecio sin sentimientos que muestra el impío.


V. 8.El burlador se mofa de las cosas sagradas y serias. Los hombres que fomentan la religión, que es la sabiduría verdadera, alejan la ira de Dios.


V. 9.Si un hombre sabio disputa el rencilloso y engreído, será tratado con ira o ridiculizado; y no hace ningún bien.


V. 10.Cristo dijo a sus discípulos que iban a ser odiados por todos los hombres. El justo, a quien odian los sanguinarios, hace alegremente cualquier cosa por la salvación de ellos.


V. 11.Necio es el que dice todo lo que sabe, y no puede retener el consejo.


V. 12.El que ama a los aduladores y escucha a los calumniadores, hace que sus siervos se vuelvan mentirosos y falsos acusadores.


V. 13.Algunos son pobres, otros tienen gran cantidad de riquezas engañadoras. Ellos se encuentran en los negocios de este mundo; el Señor da a ambos las comodiades de esta vida. Para algunos de ambas clases Él da su gracia.


V. 14.El rico mirará a sí mismo, pero el príncipe debe defender al pobre y necesitado, y alegar a su favor.


V. 15.Los padres deben tomar en cuenta el provecho de la debida corrección, y la maldad de la indulgencia indebida.


V. 16.Que el justo no tenga su fe y esperanza abrumada por el aumento del pecado y de los pecadores, sino espere con paciencia.


V. 17.No se debe tolerar que los hijos vivan sin reprensión cuando se portan mal.


V. 18.¡Cuán desnudo parece un lugar sin Biblias ni ministros! ¡Y qué fácil presa es para el enemigo de las almas! El evangelio que presenta a Cristo es una visión abierta que humilla al pecador y exalta al Salvador, fomentando la santidad de la vida y la conversación; estas son verdades preciosas que mantienen viva el alma e impiden que perezca.


V. 19.Aquí hay un siervo malo, perezoso e inútil; uno que sirve, no por conciencia ni amor, sino por miedo.


V. 20.Cuando el hombre es engreído, precipitado y dado a las rencillas, hay más esperanza para el ignorante y despilfarrador.


V. 21.El buen trato a un siervo no significa indulgencia, que arruinaría hasta un niño. El cuerpo es siervo del alma; quienes le siguen la corriente y son muy tiernos con aquél, hallarán que se olvida de su lugar.


V. 22.Una disposición iracunda y apasionada hace que los hombres se provoquen unos a otros y provoquen a Dios.


V. 23.Sólo los que se humillan serán exaltados y establecidos.


V. 24.El que recibe es tan malo como el ladrón.


V. 25.Muchos se avergüenzan de reconocer ahora a Cristo; Él no los reconocerá en el día del juicio. Pero el que confía en el Señor será salvado de la trampa.


V. 26.El rumbo más sabio es mirar a Dios y buscar el favor del Rey de reyes porque toda criatura es para nosotros lo que Dios la hace ser.


V. 27.El justo aborrece los pecados del impío y evita su compañía. Cristo expuso la maldad de los hombres, pero oró por los malos cuando lo crucificaron. El odio al pecado en nosotros mismos y el prójimo es una rama necesaria del temperamento cristiano, pero todo los réprobos tienen arraigado el odio por la piedad.



Dios Habla Hoy (DHH)

Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996.

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit