x

Bibliatodo Comentarios

Anuncios


Comentario Bíblico de Matthew Henry
Isaías 41

1. 'Callen ante mí, países del mar. Naciones, ármense de todo su valor. Vengan, para que hablemos de este asunto; vamos a reunirnos para discutirlo.

2. ¿Quién fue el que hizo aparecer en el oriente a ese rey que siempre sale victorioso?[1] ¿Quién le entrega las naciones y hace que los reyes se le humillen, para que con su espada y su arco los triture y los disperse como a paja?

3. ¿Quién hace que los persiga y que avance tranquilo como si no tocara el camino con los pies?

4. ¿Quién ha realizado esta obra? ¿Quién, desde el principio, ha ordenado el curso de la historia? yo, el Señor, el único Dios, el primero y el último.

5. Los países del mar lo vieron y se llenaron de miedo; la tierra tembló de un extremo a otro. ya se acercan, ya vienen.'

6. Cada artesano ayuda y anima a su compañero.

7. El escultor anima al joyero; el que martilla anima al que golpea el yunque, y dice si la soldadura es buena, y luego asegura la estatua con clavos para que no se tambalee.

8. 'Escucha, Israel, pueblo de Jacob, mi siervo, a quien yo he elegido, pueblo descendiente de mi amigo Abraham:

9. yo te saqué del extremo de la tierra, te llamé desde el rincón más alejado y te dije: 'Tú eres mi siervo. ' yo te elegí y no te he rechazado.

10. No tengas miedo, pues yo estoy contigo; no temas, pues yo soy tu Dios. yo te doy fuerzas, yo te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa.

11. Todos los que te odian quedarán avergonzados y humillados; los que luchan contra ti quedarán completamente exterminados.

12. Buscarás a tus enemigos y no los encontrarás; los que te hacen la guerra serán como si no existieran.

13. Porque yo, el Señor tu Dios, te he tomado de la mano; yo te he dicho: 'No tengas miedo, yo te ayudo. ' '

14. El Señor afirma: 'Israel, pueblo de Jacob, por pequeño y débil que seas, no tengas miedo; yo te ayudo. yo, el Dios Santo de Israel, soy tu redentor. [2]

15. Haré de ti un instrumento de trillar, nuevo y con buenos dientes; trillarás los montes, los harás polvo, convertirás en paja las colinas.

16. Los aventarás y el viento se los llevará; el huracán los desparramará. Entonces tú te alegrarás en el Señor, estarás orgulloso del Dios Santo de Israel.

17. 'La gente pobre y sin recursos busca agua y no la encuentra. Tienen la lengua reseca por la sed; pero yo, el Señor, los atenderé, yo, el Dios de Israel, no los abandonaré.

18. Haré brotar ríos en los cerros desiertos y manantiales en medio de los valles; convertiré el desierto en ciénagas, haré brotar arroyos en la tierra seca.

19. En el desierto plantaré cedros, acacias, arrayanes y olivos; en la tierra seca haré crecer pinos juntamente con abetos y cipreses,

20. para que todo el mundo vea y sepa, y ponga atención y entienda que yo, el Señor, he hecho esto con mi poder, que yo, el Dios Santo de Israel, lo he creado.'

21. El Señor, el rey de Jacob, dice: 'Vengan, ídolos, a presentar su defensa, vengan a defender su causa.

22. Vengan a anunciarnos el futuro y a explicarnos el pasado, y pondremos atención; anúnciennos las cosas por venir, para ver en qué terminan;

23. dígannos qué va a suceder después, demuéstrennos que en verdad son dioses. Hagan lo que puedan, bueno o malo, algo que nos llene de miedo y de terror.

24. ¡Pero ustedes no son nada ni pueden hacer nada! Despreciable es aquel que los escoge a ustedes.

25. 'Hice aparecer un hombre en el oriente;[3] lo he llamado por su nombre, y llega por el norte. Pisotea a los gobernantes como si fueran barro; como el alfarero, que amasa el barro con sus pies.

26. ¿Quién anunció esto desde el comienzo, para que lo supiéramos? ¿Quién lo predijo desde antes, para que admitiéramos que tiene la razón? Ninguno de ustedes lo anunció, nadie les oyó decir una palabra.

27. yo fui quien lo anunció a Sión desde el principio, y quien envió a Jerusalén un mensajero para decirle que su gente pronto volvería.

28. Miro, y ninguno de los otros dioses aparece; nadie que pueda dar consejo, nadie que responda a mis preguntas.

29. ¡Ninguno de ellos es nada! Nada pueden hacer; no son más que ídolos vacíos. [4]

×
Isaías 41

Vv. 1-9.¿Puede un dios pagano levantar a alguien en justicia, usarlo como le plazca, y hacerlo victorioso sobre las naciones? Así hizo el Señor con Abraham o, más bien, lo hará así con Ciro. Los pecadores se animan unos a otros en los caminos del pecado; ¿los siervos del Dios vivo no se estimularán mutuamente a su servicio? El pueblo de Dios es la simiente de su amigo Abraham. Este es ciertamente el título más elevado que se haya dado a un mortal. Significa que, por gracia divina, Abraham fue hecho como Dios quería, y que fue recibido a la comunión con Él. Dichosos los siervos del Señor, a los que ha llamado a ser sus amigos, y a caminar con Él en fe y obediencia santa. Que no se rindan al temor los que así han sido favorecidos; porque la contienda puede ser dura, pero la victoria será cierta.


Vv. 10-20.Dios habla con ternura: No temas, porque yo estoy contigo, no sólo al alcance, sino presente a tu lado. ¿Estás débil? Yo te fortaleceré. ¿Te faltan amistades? Yo te ayudaré en tiempo de necesidad. ¿Estás listo para caer? Yo te sustentaré con la diestra llena de justicia, repartiendo recompensas y castigos. Hay quienes pelean con el pueblo de Dios, que buscan su destrucción. Que el pueblo de Dios no devuelva mal por mal sino que espere el tiempo de Dios. Es el gusano Jacob; tan pequeño, tan débil y despreciado, tan pisoteado por todos. El pueblo de Dios es como gusano, con pensamiento humilde de sí mismos, y en los altivos pensamientos que de ellos tienen sus enemigos; gusanos, pero no víboras, no de la simiente de la serpiente. Toda parte de la palabra de Dios está calculada para abatir el orgullo del hombre y para hacerle parecer pequeño a sus propios ojos. El Señor les ayudará, porque Él es su Redentor. El Señor hará que Jacob se vuelva instrumento de trilla. Dios lo hará apto para usar, nuevo y con punzones agudos. Esto tiene cumplimiento en los triunfos del evangelio de Cristo y de todos sus fieles seguidores sobre las potestades de las tinieblas. Dios ha provisto consuelos para suplir todas sus necesidades y responder todas sus oraciones. Nuestro camino al cielo pasa por el desierto de este mundo. El alma del hombre está necesitada y busca satisfacción; pero se cansa de buscar esto en el mundo, donde no lo encontrará. Yo abriré ríos de gracia, ríos de agua viva, los que Cristo habló del Espíritu, Juan vii, 38, 39. Cuando Dios instala su Iglesia en el desierto gentil, habrá un gran cambio, como si los espinos y los abrojos fueran convertidos en cedros, cipreses y bojes. Estas bendiciones son guardadas para el pobre de espíritu que anhela la luz, el perdón y la santidad divina. Dios hará que sus almas estériles sean fructíferas en las gracias de su Espíritu, para que todos los que vean puedan reflexionar.


Vv. 21-29.Para demostrar la necedad del pecado sólo se necesita poner atención en las razones dadas en su defensa. Nada hay en los ídolos que sea digno de consideración. Son menos que nada y peor que nada. Traigan sus argumentos los abogados de otras doctrinas que no sea la salvación por medio de Cristo, ¿pueden proponer una cura para la depravación humana? -Jehová tiene poder irresistible; esto lo hace evidente. Pero el conocimiento cierto del futuro está sólo en Jehová que cumple sus planes. Toda profecía, excepto las de la Biblia, han sido inciertas. En la obra de redención el Señor se mostró muchos más que en la liberación de los judíos de Babilonia. La buena nueva que el Señor envía en el evangelio es un misterio oculto desde las edades y las generaciones. Se levanta un Libertador para nosotros, de nombre más noble y de mayor poder que el libertador de los judíos cautivos. Que seamos contados entre sus siervos obedientes y amigos fieles.



Dios Habla Hoy (DHH)

Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996.

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit



Anuncios