x

Bibliatodo Comentarios

Anuncios


Comentario Bíblico de Matthew Henry
Nahum 1

1. Oráculo contra N nive. Libro de la visión de Nahún de Elcós.

2. Dios celoso y vengador es Yahveh, Álef vengador es Yahveh y furibundo, Yahveh se venga de sus adversarios, es implacable con sus enemigos.

3. Yahveh es paciente y también omnipotente. Yahveh no deja impune al culpable. Tempestad y huracán son su camino, Bet las nubes son el polvo de sus pasos.

4. Increpa al mar y lo seca, Gu mel evapora todos los r os. Languidecen el Basán y el Carmelo, Dálet la flor del L bano se marchita.

5. Tiemblan los montes ante Él, He se estremecen las colinas. Ante Él trepida la tierra, el orbe y cuantos lo habitan.

6. ¿Quién resistirá ante su cólera? Zain ¿Quién soportará el ardor de su ira? Su furor se propaga como el fuego, Het ante Él las rocas se hienden.

7. Yahveh es bueno, Tet es ciudadela en el d a de peligro. Yod Conoce a quienes se refugian en Él cuando descarga la inundación.

8. Extermina a sus adversarios, Kaf lanza a las tinieblas a sus enemigos.

9. ¿Qué tramáis contra Yahveh? ¡Es Él quien extermina! No surgirá dos veces la opresión.

10. Como mara a de zarzas, como paja reseca serán devorados los que se hartan de vino en sus festines.

11. De ti ha salido el que trama el mal contra Yahveh, el consejero de Belial.

12. As dice Yahveh: 'Por robustos y numerosos que sean, serán amputados y desaparecerán. Si te he humillado, nunca más volveré a humillarte.

13. Ahora voy a quebrar el yugo que te oprime, voy a romper tus cadenas'.

14. Esto ha decretado contra ti Yahveh: 'No se perpetuará tu nombre: del templo de tu dios arrancaré dolos e imágenes fundidas y haré de tu sepulcro una ignominia'.

15.

×
Nahum 1

Vv. 1-8.Unos cien años antes, por la prédica de Jonás, los ninivitas se arrepintieron y fueron perdonados, pero, pronto después, empeoraron más que nunca. Nínive no conoce a Dios que contiende con ella, pero le dicen qué Dios es. Bueno es que todos mezclen fe con lo que aquí se dice acerca de Él, que debiera comunicar gran terror al impío, y consuelo a los creyentes. Cada uno tome su porción de aquí: que los pecadores lean y tiemblen; que los santos lean y triunfen. La ira de Jehová se pone en contraste con su bondad para con su pueblo. Quizá sean oscuros y poco considerados en el mundo, pero el Señor los conoce. El carácter escritural de Jehová no concuerda con los criterios de los racionalistas orgullosos. El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo es lento para la ira y presto para perdonar, pero de ninguna manera dará por inocente al impío; hay tribulación y angustia para toda alma que hace el mal: ¿pero quién considera debidamente el poder de su ira?


Vv. 9-15.Hay una tremenda confabulación contra el Señor y contra su reino en este mundo, armada por las puertas del infierno; pero resultará en vano. Con algunos pecadores Dios hace consumación rápida; y de una u otra manera, exterminará a todos sus enemigos. Aunque estén quietos y muy seguros, y sin temor, serán cortados como pasto y trigo cuando pase el ángel exterminador. Dios obrará así una gran liberación para su pueblo. Pero a los que se envilecen por pecados escandalosos, Dios los envilecerá por castigos vergonzosos. Las noticias de esta gran liberación serán bien recibidas, con mucho gozo. Estas palabras se aplican a la gran redención obrada por nuestro Señor Jesús, el eterno evangelio, Romanos x, 15. Mensajeros de la buena nueva son los ministros de Cristo que predican paz por Jesucristo. ¡Cuán bienvenidos son quienes ven su miseria y peligro por el pecado! La promesa que hacen en el día del mal debe ser cumplida. Agradezcamos las ordenanzas de Dios y participemos alegremente en ellas. Miremos adelante con jubilosa esperanza a un mundo donde el impío nunca puede entrar, y el pecado y la tentación ya no serán más conocidas.



La Biblia Castilla 2003

La Biblia, Nueva Versión Internacional ®, (Castilian Version) Copyright © 1999, 2005 by Biblica, Inc.® Used by permission. All rights reserved worldwide.

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit



Anuncios