Termina la alabanza y empieza la prédica

No se les olvide que vamos a la iglesia no solo a adorar y alabar a Dios, sino también a escuchar la palabra.

Deja tus comentarios
Artículos Relacionados