Ese momento en que prefieres orar a Dios por un milagro

«Señor… Dame sabiduría así como le diste a Salomón… Por favor»

Deja tus comentarios
Artículos Relacionados