Cuando no entiendes un versículo y el Espíritu Santo te da revelación

937
¡Aleluya!
¡Aleluya!
Deja tus comentarios
Artículos Relacionados