Cuando Dios no responde y quieres intentar por otro lado

¡Noooooo!, Señor… ¿Y la idónea para cuando?

Deja tus comentarios
Artículos Relacionados