x

Biblia Online

Anuncios


1 Samuel 2:33 - Versión Israelita Nazarena 2011

1 Samuel 2:33

No cortaré todo tu linaje de mi altar; [pero,] para hacer que desfallezcan tus ojos y languidezca tu espíritu, todo el aumento en tu casa morirá como hombres [ordinarios].

Ver Capítulo

1 Samuel 2:33 - Reina Valera 1960

El varón de los tuyos que yo no corte de mi altar, será para consumir tus ojos y llenar tu alma de dolor; y todos los nacidos en tu casa morirán en la edad viril.

Ver Capítulo

1 Samuel 2:33 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

1 Samuel 2:33 - Nueva Version Internacional

Si permito que alguno de los tuyos continúe sirviendo en mi altar, será para empañarte de lágrimas los ojos y abatirte el *alma; todos tus descendientes morirán en la flor de la vida.

Ver Capítulo

1 Samuel 2:33 - Nueva Versión Internacional 1999

Si permito que alguno de los tuyos continúe sirviendo en mi altar, será para empañarte de lágrimas los ojos y abatirte el alma; todos tus descendientes morirán en la flor de la vida.

Ver Capítulo

1 Samuel 2:33 - Biblia de las Americas

"Sin embargo, a algunos de los tuyos no cortaré de mi altar para que tus ojos se consuman llorando y tu alma sufra; pero todos los nacidos en tu casa morirán en la flor de la juventud.

Ver Capítulo

1 Samuel 2:33 - Dios habla hoy

Pero dejaré a alguno de tus parientes cerca de mi altar, para que se consuman de envidia sus ojos y de dolor su alma, [6] y todos tus otros descendientes serán asesinados. [7]

Ver Capítulo

1 Samuel 2:33 - Kadosh Israelita Mesiánica

Aun, Yo no cortaré a todos tus hombres de mi altar; porque eso nublaría tus ojos, y tú desmayarías. No obstante, tu casa caerá por la espada de hombres.

Ver Capítulo

1 Samuel 2:33 - Nueva Traducción Viviente

Los que sobrevivan llevarán una vida de tristeza y dolor, y sus hijos morirán de muerte violenta.*

Ver Capítulo

1 Samuel 2:33 - La Biblia del Oso  RV1569

Y no te cortaré del todo varon de mi altar, para hazerte marchitar tus ojos, y henchir tu animo de dolor, mas toda la cria de tu caſa morirán ya varones.

Ver Capítulo