Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Santiago 4:2 - Traducción en Lenguaje Actual

Santiago 4:2

Son tan envidiosos que quisieran tenerlo todo, y cuando no lo pueden conseguir, son capaces hasta de pelear, matar y promover la guerra. ¡Pero ni así pueden conseguir lo que quieren! Ustedes no tienen, porque no se lo piden a Dios.

Ver Capítulo

Santiago 4:2 - Reina Valera 1960

Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.

Ver Capítulo

Santiago 4:2 - Nueva Version Internacional

Desean algo y no lo consiguen. Matan y sienten envidia, y no pueden obtener lo que quieren. Riñen y se hacen la guerra. No tienen, porque no piden.

Ver Capítulo

Santiago 4:2 - Biblia de las Americas

Codiciáis y no tenéis, por eso cometéis homicidio. Sois envidiosos y no podéis obtener, por eso combatís y hacéis guerra. No tenéis, porque no pedís.

Ver Capítulo

Santiago 4:2 - Dios habla hoy

Ustedes quieren algo, y no lo obtienen; matan, sienten envidia de alguna cosa, y como no la pueden conseguir, luchan y se hacen la guerra. No consiguen lo que quieren porque no se lo piden a Dios;

Ver Capítulo

Santiago 4:2 - Nueva Traducción Viviente

Desean lo que no tienen, entonces traman y hasta matan para conseguirlo. Envidian lo que otros tienen, pero no pueden obtenerlo, por eso luchan y les hacen la guerra para quitárselo. Sin embargo, no tienen lo que desean porque no se lo piden a Dios.

Ver Capítulo

Santiago 4:2 - Palabra de Dios para Todos

Ustedes desean las cosas pero no las consiguen. Su envidia puede llegar hasta el extremo de matar y aun así no consiguen lo que quieren. Por eso discuten y pelean. No consiguen lo que quieren porque no se lo piden a Dios.

Ver Capítulo

Santiago 4:2 - Biblia de Jerusalén 1998

¿Codiciáis y no poseéis? Matáis. ¿Envidiáis y no podéis conseguir? Combatís y hacéis la guerra. No tenéis porque no pedís.

Ver Capítulo

Santiago 4:2 - Kadosh Israelita Mesiánica

Desean cosas y no las tienen; asesinan y arden de envidia, y todavía no las tienen. Así que, riñen y pelean. ¡La razón por la cual no tienen es porque no oran!

Ver Capítulo