Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Santiago 1:25 - Traducción en Lenguaje Actual

Santiago 1:25

Por el contrario, si ustedes ponen toda su atención en la Palabra de Dios, y la obedecen siempre, serán felices en todo lo que hagan. Porque la Palabra de Dios es perfecta y los libera del pecado.

Ver Capítulo

Santiago 1:25 - Reina Valera 1960

Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.

Ver Capítulo

Santiago 1:25 - Nueva Version Internacional

Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla.

Ver Capítulo

Santiago 1:25 - Biblia de las Americas

Pero el que mira atentamente a la ley perfecta, la ley de la libertad, y permanece en ella, no habiéndose vuelto un oidor olvidadizo sino un hacedor eficaz, éste será bienaventurado en lo que hace.

Ver Capítulo

Santiago 1:25 - Dios habla hoy

Pero el que no olvida lo que oye, sino que se fija atentamente en la ley perfecta de la libertad, [b] y permanece firme cumpliendo lo que ella manda, será feliz en lo que hace.

Ver Capítulo

Santiago 1:25 - Nueva Traducción Viviente

Pero, si miras atentamente en la ley perfecta que te hace libre y si la pones en práctica y no olvidas lo que escuchaste, entonces Dios te bendecirá por tu obediencia.

Ver Capítulo

Santiago 1:25 - Palabra de Dios para Todos

Por el contrario, la enseñanza que Dios da es perfecta y libera a la gente. Pero uno tiene que fijarse bien en ella y ponerla en práctica, en lugar de ser un oyente olvidadizo. Afortunado el que así lo hace.

Ver Capítulo

Santiago 1:25 - Biblia de Jerusalén 1998

En cambio el que considera atentamente la Ley perfecta de la libertad y se mantiene firme, no como oyente olvidadizo sino como cumplidor de ella, ése, practicándola, será feliz.

Ver Capítulo

Santiago 1:25 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero la persona que mira atentamente la Toráh perfecta, la que da libertad, y continúa volviéndose, no en un oidor olvidadizo, sino en un hacedor de las obras requeridas por ella, entonces será bendito en lo que hace.[16]

Ver Capítulo