x

Biblia Online

Anuncios


Salmos 65:4 - Traducción en Lenguaje Actual

Salmos 65:4

¡Qué bendición reciben los que viven cerca de ti, los que viven en tu mismo templo! Quedamos satisfechos con el alimento que de ti recibimos.

Ver Capítulo

Salmos 65:4 - Reina Valera 1960

Bienaventurado el que tú escogieres y atrajeres a ti, Para que habite en tus atrios; Seremos saciados del bien de tu casa, De tu santo templo.

Ver Capítulo

Salmos 65:4 - Nueva Version Internacional

¡*Dichoso aquel a quien tú escoges, al que atraes a ti para que viva en tus atrios! Saciémonos de los bienes de tu casa, de los dones de tu santo templo.

Ver Capítulo

Salmos 65:4 - Nueva Versión Internacional 1999

¡Dichoso aquel a quien tú escoges, al que atraes a ti para que viva en tus atrios! Saciémonos de los bienes de tu casa, de los dones de tu santo templo.

Ver Capítulo

Salmos 65:4 - Biblia de las Americas

Cuán bienaventurado es el que tú escoges, y acercas a ti , para que more en tus atrios. Seremos saciados con el bien de tu casa, tu santo templo.

Ver Capítulo

Salmos 65:4 - Dios habla hoy

Feliz el hombre a quien escoges y lo llevas a vivir cerca de ti, en las habitaciones de tu templo. ¡Que seamos colmados con lo mejor de tu casa, con la santidad de tu templo!

Ver Capítulo

Salmos 65:4 - Kadosh Israelita Mesiánica

¡Bendito es el hombre que Tú escoges y adoptas para habitar en tus patios! Seremos saciados con el bien de tu casa, El Lugar Makon Kadosh de tu Templo.[190]

Ver Capítulo

Salmos 65:4 - Nueva Traducción Viviente

¡Qué alegría para los que escoges y acercas a ti, aquellos que viven en tus santo atrios! ¡Qué festejos nos esperan dentro de tu santo templo!

Ver Capítulo

Salmos 65:4 - La Biblia del Oso  RV1569

Dichoſo el que tu eſcogieres, y hizieres llegar paraque habite en tus patios: ſeremos hartos del bien de tu Caſa, de tu ſano Templo.

Ver Capítulo

Salmos 65:4 - Reina Valera Antigua 1602

Dichoso el que tú escogieres, é hicieres llegar á ti, Para que habite en tus atrios: Seremos saciados del bien de tu casa, De tu santo templo.

Ver Capítulo