x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Salmos 22:1 - Traducción en Lenguaje Actual

Salmos 22:1

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? ¡Tan lejos te mantienes que no vienes en mi ayuda ni escuchas mis gritos de dolor!

Ver Capítulo

Salmos 22:1 - Reina Valera 1960

Al músico principal; sobre Ajelet-sahar. Salmo de David. Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?

Ver Capítulo

Salmos 22:1 - Nueva Version Internacional

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Lejos estás para salvarme, lejos de mis palabras de lamento.

Ver Capítulo

Salmos 22:1 - Nueva Versión Internacional 1999

Salmo 22 Al director musical. Sígase la tonada de «La cierva de la aurora». Salmo de David. Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Lejos estás para salvarme, lejos de mis palabras de lamento

Ver Capítulo

Salmos 22:1 - Biblia de las Americas

Para el director del coro; sobre ajelet-hasahar. Salmo de David. Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación y de las palabras de mi clamor?

Ver Capítulo

Salmos 22:1 - Dios habla hoy

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?, [1] ¿por qué no vienes a salvarme?, ¿por qué no atiendes a mis lamentos?

Ver Capítulo

Salmos 22:1 - Kadosh Israelita Mesiánica

Para el director; sobre ayelet ha-shahar. Un Canto de David: ¡O Elohim! ¡Mi Elohim, atiéndeme! ¿Por qué me has abandonado? La cuenta de mis transgresiones está lejos de mi salvación.[58]

Ver Capítulo

Salmos 22:1 - Nueva Traducción Viviente

Para el director del coro: salmo de David; cántese con la melodía de «Cierva de la aurora». Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? ¿Por qué estás tan lejos cuando gimo por ayuda?

Ver Capítulo

Salmos 22:1 - La Biblia del Oso  RV1569

Al Vencedor: ſobre Aieleth-haßahar, Pſalmo de Dauid. Dios mio, Dios mio, porq̃ me has dexado? eſtás lexos de mi ſalud, de las palabras de mi bramido?

Ver Capítulo

Salmos 22:1 - Reina Valera Antigua 1602

DIOS mío, Dios mío, ¿por qué me has dejado? ¿Por qué estás lejos de mi salud, y de las palabras de mi clamor?

Ver Capítulo