Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Romanos 8:38 - Traducción en Lenguaje Actual

Romanos 8:38

Yo estoy seguro de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la vida ni la muerte, ni los ángeles ni los espíritus, ni lo presente ni lo futuro,

Ver Capítulo

Romanos 8:38 - Reina Valera 1960

Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

Ver Capítulo

Romanos 8:38 - Nueva Version Internacional

Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios,* ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes,

Ver Capítulo

Romanos 8:38 - Biblia de las Americas

Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes,

Ver Capítulo

Romanos 8:38 - Dios habla hoy

Estoy convencido de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los poderes y fuerzas espirituales, ni lo presente, ni lo futuro,

Ver Capítulo

Romanos 8:38 - Nueva Traducción Viviente

Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios,* ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios.

Ver Capítulo

Romanos 8:38 - Palabra de Dios para Todos

Pues estoy convencido de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los poderes diabólicos, ni lo que existe, ni lo que vendrá en el futuro, ni poderes espirituales, ni tampoco lo alto o lo profundo, ni ninguna criatura que existe. Nada podrá separarnos del amor de Dios que se encuentra en nuestro Señor Jesucristo.

Ver Capítulo

Romanos 8:38 - Biblia de Jerusalén 1998

Pues estoy seguro de que ni la muerte ni la vida ni los ángeles ni los principados ni lo presente ni lo futuro ni las potestades

Ver Capítulo

Romanos 8:38 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pues estoy convencido de que, ni la muerte, ni la vida, ni malajim, ni dominios celestiales, ni lo que existe, o lo que ha de venir;

Ver Capítulo