x

Biblia Online

Anuncios


Romanos 8:34 - Traducción en Lenguaje Actual

Romanos 8:34

¿Puede alguien castigarlos? ¡De ninguna manera, pues Jesucristo murió por ellos! Es más, Jesucristo resucitó, y ahora está a la derecha de Dios, rogando por nosotros.

Ver Capítulo

Romanos 8:34 - Reina Valera 1960

¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

Ver Capítulo

Romanos 8:34 - Nueva Version Internacional

¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros.

Ver Capítulo

Romanos 8:34 - Nueva Versión Internacional 1999

¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros.

Ver Capítulo

Romanos 8:34 - Biblia de las Americas

¿Quién es el que condena? Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

Ver Capítulo

Romanos 8:34 - Dios habla hoy

¿Quién podrá condenarlos? Cristo Jesús es quien murió; todavía más, quien resucitó y está a la derecha de Dios, rogando por nosotros.

Ver Capítulo

Romanos 8:34 - Kadosh Israelita Mesiánica

¿Quién los castiga? ¡En verdad no el Mashíaj Yahshúa, quien murió; más que eso, ha sido resucitado, y está sentado a la mano derecha de YAHWEH y actualmente está implorando por nosotros!

Ver Capítulo

Romanos 8:34 - Nueva Traducción Viviente

Entonces, ¿quién nos condenará? Nadie, porque Cristo Jesús murió por nosotros y resucitó por nosotros, y está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios, e intercede por nosotros.

Ver Capítulo

Romanos 8:34 - La Biblia del Oso  RV1569

Quien es el q̃ los cõdenará? El Chriſto Ieſus el que murió: antes elque tambien reſuſcitó, elque tambiẽ eſtá à la dieſtra de Dios, el que tãbien demãda por noſotros.

Ver Capítulo

Romanos 8:34 - Reina Valera Antigua 1602

¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, quien además está á la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

Ver Capítulo