Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Números 22:31 - Traducción en Lenguaje Actual

Números 22:31

En ese mismo instante, Dios permitió que Balaam viera al ángel, parado en el camino y listo para atacarlo con su espada. Balaam, entonces, se arrodilló hasta tocar el suelo con su frente,

Ver Capítulo

Números 22:31 - Reina Valera 1960

Entonces Jehová abrió los ojos de Balaam, y vio al ángel de Jehová que estaba en el camino, y tenía su espada desnuda en su mano. Y Balaam hizo reverencia, y se inclinó sobre su rostro.

Ver Capítulo

Números 22:31 - Nueva Version Internacional

El Señor abrió los ojos de Balán, y éste pudo ver al ángel del Señor en el camino y empuñando la espada. Balán se inclinó entonces y se postró rostro en tierra.

Ver Capítulo

Números 22:31 - Biblia de las Americas

Entonces el SEÑOR abrió los ojos de Balaam, y él vio al ángel del SEÑOR de pie en el camino, con la espada desenvainada en su mano, e inclinándose, se postró rostro en tierra;

Ver Capítulo

Números 22:31 - Dios habla hoy

Entonces el Señor hizo que Balaam pudiera ver a su ángel, que estaba en medio del camino con una espada en la mano. Balaam se inclinó hasta tocar el suelo con la frente,

Ver Capítulo

Números 22:31 - Nueva Traducción Viviente

Entonces el SEÑOR abrió los ojos de Balaam y vio al ángel del SEÑOR de pie en el camino con una espada desenvainada en su mano. Balaam se inclinó y cayó rostro en tierra ante él.

Ver Capítulo

Números 22:31 - Palabra de Dios para Todos

El Señor permitió que Balán pudiera ver al ángel del Señor, que estaba de pie en el camino y espada en mano. Balán se inclinó y se postró rostro en tierra.

Ver Capítulo

Números 22:31 - Biblia de Jerusalén 1998

Entonces abrió Yahvé los ojos de Balaán, que vio al Ángel de Yahvé, de pie en el camino, la espada desenvainada en la mano; y se inclinó y postró rostro en tierra.

Ver Capítulo

Números 22:31 - Kadosh Israelita Mesiánica

Entonces YAHWEH abrió los ojos de Bilaam, para que pudiera ver al Malaj de YAHWEH parado en el camino con su espada desenvainada en mano, y él inclinó su cabeza y cayó de bruces.

Ver Capítulo