Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Miqueas 7:1 - Traducción en Lenguaje Actual

Miqueas 7:1

Yo, Miqueas, soy un miserable, y quisiera calmar mi apetito. Ando en busca de uvas o higos, pero no encuentro nada que comer; ya todo lo han cosechado.

Ver Capítulo

Miqueas 7:1 - Reina Valera 1960

¡Ay de mí! porque estoy como cuando han recogido los frutos del verano, como cuando han rebuscado después de la vendimia, y no queda racimo para comer; mi alma deseó los primeros frutos.

Ver Capítulo

Miqueas 7:1 - Nueva Version Internacional

¡Pobre de mí! ni para los rebuscos de la vendimia; no tengo un solo racimo que comer, ni un higo tierno, por el que me muero.

Ver Capítulo

Miqueas 7:1 - Biblia de las Americas

¡Ay de mí!, porque soy como los recogedores de frutos de verano, como los rebuscadores en la vendimia. No hay racimo de uvas que comer, ni higo temprano que tanto deseo.

Ver Capítulo

Miqueas 7:1 - Dios habla hoy

¡Ay de mí! Soy como el que rebusca después de la cosecha, y ya no encuentra uvas ni higos, esos frutos que querría comer.

Ver Capítulo

Miqueas 7:1 - Nueva Traducción Viviente

¡Miserable de mí! Me siento como el recolector de fruta que después de cosechar no encuentra nada que comer. No encuentro ni un racimo de uvas ni uno de los primeros higos para saciar mi hambre.

Ver Capítulo

Miqueas 7:1 - Palabra de Dios para Todos

¡Me siento muy mal! Me siento como si estuviera en un campo del que ya se ha recogido todo el fruto. Como si estuviera en un campo del que ya se han recogido todas las uvas. No quedan racimos de uvas para comer, ni esos higos frescos que tanto me gustan.

Ver Capítulo

Miqueas 7:1 - Biblia de Jerusalén 1998

¡Ay de mí, que me parezco a las recolecciones de verano, a las rebuscas de la vendimia! ¡Ni un racimo que comer, ni una breva de las que me gustan!

Ver Capítulo

Miqueas 7:1 - Kadosh Israelita Mesiánica

¡Ay de mí! Por que me he vuelto ° como uno recogiendo paja en la cosecha, ° como la rebusca cuando la vendimia ha terminado – ° no hay un racimo para comer los primeros frutos maduros. ¡Ay de mi alma!

Ver Capítulo