Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Lamentaciones 1:6 - Traducción en Lenguaje Actual

Lamentaciones 1:6

¡Cómo has perdido, Jerusalén, la belleza que tuviste! Tus jefes, ya sin fuerzas, huyen de quienes los persiguen. ¡Hasta parecen venados hambrientos en busca de pastos frescos!

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:6 - Reina Valera 1960

Desapareció de la hija de Sion toda su hermosura; Sus príncipes fueron como ciervos que no hallan pasto, Y anduvieron sin fuerzas delante del perseguidor.

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:6 - Nueva Version Internacional

por causa de sus muchos pecados. Sus hijos marcharon al cautiverio, arrastrados por sus enemigos. Vav - La bella Sión ha perdido todo su antiguo esplendor.

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:6 - Biblia de las Americas

De la hija de Sion se ha ido todo su esplendor. Sus príncipes son como ciervos que no hallan pasto, y huyen sin fuerzas delante del perseguidor.

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:6 - Dios habla hoy

Desapareció de la bella Sión toda su hermosura; sus jefes, como venados, andan en busca de pastos; arrastrando los pies, avanzan delante de sus cazadores.

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:6 - Nueva Traducción Viviente

La bella Jerusalén* ha sido despojada de toda su majestad. Sus príncipes son como venados hambrientos en busca de pastos. Están demasiado débiles para huir del enemigo que los persigue.

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:6 - Palabra de Dios para Todos

Toda la belleza de la hija de Sióna ha desaparecido. Sus príncipes quedaron como venados que no encuentran lugar dónde pastar. Se quedaron sin fuerza y sus cazadores los atraparon.

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:6 - Biblia de Jerusalén 1998

La hija de Sión ha quedado privada de todo su esplendor. Sus príncipes son como ciervos que ya no encuentran pasto, caminando van sin fuerzas, hostigados por la espalda. Zain.

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:6 - Kadosh Israelita Mesiánica

ו Vav Todo el esplendor se ha sido quitado ° de la hija de Tziyon.[5] Sus príncipes se han vuelto como carneros ° sin poder encontrar pastizal, ° y se han ido corriendo, exhaustos, delante del rostro del perseguidor.[6]

Ver Capítulo