x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Isaías 65:4 - Traducción en Lenguaje Actual

Isaías 65:4

»Este pueblo se sienta en los sepulcros y pasa la noche en las cuevas para rendirles culto a sus muertos; hasta come carne de cerdo y llena sus ollas con el caldo que ha ofrecido a los ídolos.

Ver Capítulo

Isaías 65:4 - Reina Valera 1960

que se quedan en los sepulcros, y en lugares escondidos pasan la noche; que comen carne de cerdo, y en sus ollas hay caldo de cosas inmundas;

Ver Capítulo

Isaías 65:4 - Nueva Version Internacional

que se sienta entre los sepulcros y pasa la noche en vigilias secretas; que come carne de cerdo, y en sus ollas cocina caldo *impuro;

Ver Capítulo

Isaías 65:4 - Nueva Versión Internacional 1999

que se sienta entre los sepulcros y pasa la noche en vigilias secretas; que come carne de cerdo, y en sus ollas cocina caldo impuro;

Ver Capítulo

Isaías 65:4 - Biblia de las Americas

que se sientan entre sepulcros y pasan la noche en lugares secretos; que comen carne de cerdo, y en sus ollas hay caldo de carnes inmundas;

Ver Capítulo

Isaías 65:4 - Dios habla hoy

que se sentaba entre los sepulcros y pasaba las noches en sitios escondidos; que comía carne de cerdo[2] y llenaba sus ollas de caldos impuros.

Ver Capítulo

Isaías 65:4 - Kadosh Israelita Mesiánica

Se acuestan a dormir entre sepulcros, ° y pasan la noche en cavernas por buscar sueños; aun ellos comen carne de puerco ° y el caldo de sus sacrificios, todas sus vasijas están profanadas. °

Ver Capítulo

Isaías 65:4 - Nueva Traducción Viviente

De noche andan entre las tumbas para rendir culto a los muertos. Comen carne de cerdo y hacen guisos con otros alimentos prohibidos.

Ver Capítulo

Isaías 65:4 - La Biblia del Oso  RV1569

Que ſe quedan à dormir en los ſepulcros, y en los deſiertos tienen la noche: q̃ comen carne de puerco, y en ſus ollas ay caldo de coſas immundas.

Ver Capítulo

Isaías 65:4 - Reina Valera Antigua 1602

Que se quedan en los sepulcros, y en los desiertos tienen la noche; que comen carne de puerco, y en sus ollas hay caldo de cosas inmundas;

Ver Capítulo