x

Biblia Online

Anuncios


Isaías 45:20 - Traducción en Lenguaje Actual

Isaías 45:20

‘Reúnanse y acérquense. Hay gente ignorante que carga ídolos de madera y ora a dioses que no pueden salvar. ’Esa gente no entiende nada.

Ver Capítulo

Isaías 45:20 - Reina Valera 1960

Reuníos, y venid; juntaos todos los sobrevivientes de entre las naciones. No tienen conocimiento aquellos que erigen el madero de su ídolo, y los que ruegan a un dios que no salva.

Ver Capítulo

Isaías 45:20 - Nueva Version Internacional

"Reúnanse, fugitivos de las naciones; congréguense y vengan. y oran a dioses que no pueden salvar.

Ver Capítulo

Isaías 45:20 - Nueva Versión Internacional 1999

»Reúnanse, fugitivos de las naciones; congréguense y vengan. Ignorantes son los que cargan ídolos de madera y oran a dioses que no pueden salvar.

Ver Capítulo

Isaías 45:20 - Biblia de las Americas

Reuníos y venid; juntos acercaos, fugitivos de las naciones. No tienen conocimiento los que llevan su ídolo de madera y suplican a un dios que no puede salvar.

Ver Capítulo

Isaías 45:20 - Dios habla hoy

"Reúnanse y vengan, acérquense todos los sobrevivientes de los pueblos. Son unos ignorantes quienes llevan en procesión sus ídolos de madera y se ponen a orar a un dios que no puede salvarlos.

Ver Capítulo

Isaías 45:20 - Kadosh Israelita Mesiánica

¡Congréguense, vengan y reúnanse juntos, ustedes que han escapado de las naciones! Aquellos que llevan sus ídolos de madera son ignorantes oran a un dios que no puede salvar.

Ver Capítulo

Isaías 45:20 - Nueva Traducción Viviente

»Reúnanse y vengan, fugitivos de las naciones vecinas. ¡Qué necios son los que llevan consigo sus ídolos de madera y dirigen sus oraciones a dioses que no pueden salvarlos!

Ver Capítulo

Isaías 45:20 - La Biblia del Oso  RV1569

Ayũtaos y venid, allegaos todos los remotos delas gentes. No ſaben, loſque leuãtan el madero de ſu eſculptura, y los que ruegan àl dios, que no ſalua.

Ver Capítulo

Isaías 45:20 - Reina Valera Antigua 1602

Reuníos, y venid; allegaos, todos los escapados de las gentes: no saben aquellos que erigen el madero de su escultura, y los que ruegan al dios que no salva.

Ver Capítulo