Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Hebreos 12:9 - Traducción en Lenguaje Actual

Hebreos 12:9

Cuando éramos niños, nuestros padres aquí en la tierra nos corregían, y nosotros los respetábamos. Con mayor razón debemos obedecer a Dios, que es nuestro Padre que está en el cielo, pues así tendremos vida eterna.

Ver Capítulo

Hebreos 12:9 - Reina Valera 1960

Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos?

Ver Capítulo

Hebreos 12:9 - Nueva Version Internacional

Después de todo, aunque nuestros padres humanos nos disciplinaban, los respetábamos. ¿No hemos de someternos, con mayor razón, al Padre de los espíritus, para que vivamos?

Ver Capítulo

Hebreos 12:9 - Biblia de las Americas

Además, tuvimos padres terrenales para disciplinarnos, y los respetábamos, ¿con cuánta más razón no estaremos sujetos al Padre de nuestros espíritus, y viviremos?

Ver Capítulo

Hebreos 12:9 - Dios habla hoy

Además, cuando éramos niños, nuestros padres aquí en la tierra nos corregían, y los respetábamos. ¿Por qué no hemos de someternos, con mayor razón, a nuestro Padre celestial, para obtener la vida?

Ver Capítulo

Hebreos 12:9 - Nueva Traducción Viviente

Ya que respetábamos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, entonces, ¿acaso no deberíamos someternos aún más a la disciplina del Padre de nuestro espíritu, y así vivir para siempre?*

Ver Capítulo

Hebreos 12:9 - Palabra de Dios para Todos

Todos hemos tenido padres en la tierra que nos han disciplinado y nosotros los respetamos. Entonces es aun más importante someternos a nuestro Padre celestial para poder vivir.

Ver Capítulo

Hebreos 12:9 - Biblia de Jerusalén 1998

Además, teníamos a nuestros padres terrestres, que nos corregían, y les respetábamos. ¿No nos someteremos mejor al Padre de los espíritus para vivir?

Ver Capítulo

Hebreos 12:9 - Kadosh Israelita Mesiánica

Además, nosotros tuvimos padres físicos que nos disciplinaron, y los respetábamos; ¡cuánto más, mucho más, debemos al Padre de los Ruajim, y viviremos!

Ver Capítulo