x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Ezequiel 16:4 - Traducción en Lenguaje Actual

Ezequiel 16:4

Cuando la fundaron, fue como una niña abandonada al nacer. Nadie se interesó por ella, ni la cuidó ni le cortó el ombligo. Nadie la bañó, ni la frotó con sal, ni la envolvió en pañales. Al contrario, la abandonaron como si fuera basura.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:4 - Reina Valera 1960

Y en cuanto a tu nacimiento, el día que naciste no fue cortado tu ombligo, ni fuiste lavada con aguas para limpiarte, ni salada con sal, ni fuiste envuelta con fajas.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:4 - Nueva Version Internacional

El día en que naciste no te cortaron el cordón umbilical; no te bañaron, no te frotaron con sal, ni te envolvieron en pañales.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:4 - Nueva Versión Internacional 1999

El día en que naciste no te cortaron el cordón umbilical; no te bañaron, no te frotaron con sal, ni te envolvieron en pañales.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:4 - Biblia de las Americas

'En cuanto a tu nacimiento, el día que naciste no fue cortado tu cordón umbilical, ni fuiste lavada con agua para limpiarte; no fuiste frotada con sal, ni envuelta en pañales.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:4 - Dios habla hoy

El día en que naciste no te cortaron el ombligo, ni te bañaron, ni te frotaron con sal, ni te fajaron.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:4 - Kadosh Israelita Mesiánica

En cuanto a tu nacimiento – en el día que naciste nadie cortó tu cordón umbilical, ni te lavó en agua para limpiarte, ni frotó sal sobre ti, ni te envolvió en paños.[66]

Ver Capítulo

Ezequiel 16:4 - Nueva Traducción Viviente

El día en que naciste, nadie se preocupó por ti. No te cortaron el cordón umbilical ni te lavaron ni te frotaron con sal ni te envolvieron en pañales.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:4 - La Biblia del Oso  RV1569

Y tu nacimiento: El dia que naciſte, no fue cortado tu ombligo, ni fueſte lauada con aguas, para ablandarte: ni ſalada cõ ſal: ni fueſte embuelta con faxas.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:4 - Reina Valera Antigua 1602

Y cuanto á tu nacimiento, el día que naciste no fué cortado tu ombligo, ni fuiste lavada con aguas para atemperarte, ni salada con sal, ni fuiste envuelta con fajas.

Ver Capítulo