Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Deuteronomio 31:28 - Traducción en Lenguaje Actual

Deuteronomio 31:28

»Por eso, reúnan ahora a los jefes del pueblo y a los líderes de las tribus, para dejar esto bien claro: Yo les he entregado las enseñanzas de Dios. De esto, el cielo y la tierra son testigos.

Ver Capítulo

Deuteronomio 31:28 - Reina Valera 1960

Congregad a mí todos los ancianos de vuestras tribus, y a vuestros oficiales, y hablaré en sus oídos estas palabras, y llamaré por testigos contra ellos a los cielos y a la tierra.

Ver Capítulo

Deuteronomio 31:28 - Nueva Version Internacional

Reúnan ante mí a todos los *ancianos y los líderes de sus tribus, para que yo pueda comunicarles estas palabras y las escuchen claramente. Pongo al cielo y a la tierra por testigos contra ustedes,

Ver Capítulo

Deuteronomio 31:28 - Biblia de las Americas

Reunid ante mí a todos los ancianos de vuestras tribus y a vuestros oficiales, para que hable estas palabras a sus oídos, y ponga a los cielos y a la tierra como testigos en su contra.

Ver Capítulo

Deuteronomio 31:28 - Dios habla hoy

Traigan aquí a todos los ancianos y jefes de sus tribus, para que yo les hable de estas cosas y ponga al cielo y a la tierra como testigos contra ellos.

Ver Capítulo

Deuteronomio 31:28 - Nueva Traducción Viviente

»Llamen ahora a todos los ancianos y a los funcionarios de las tribus, para que les hable directamente y ponga al cielo y a la tierra como testigos en su contra.

Ver Capítulo

Deuteronomio 31:28 - Palabra de Dios para Todos

Traigan a mí a todos los ancianos líderes de sus tribus y a sus oficiales, me aseguraré que escuchen estas palabras y llamaré al cielo y a la tierra para que atestigüen en su contra.

Ver Capítulo

Deuteronomio 31:28 - Biblia de Jerusalén 1998

"Congregad junto a mí a todos los ancianos de vuestras tribus y a vuestros escribas, que voy a pronunciar en su presencia estas palabras, poniendo por testigos contra ellos al cielo y a la tierra.

Ver Capítulo

Deuteronomio 31:28 - Kadosh Israelita Mesiánica

Congreguen para mí todos los jefes de sus tribus y sus ancianos y sus jueces y sus oficiales, para que yo pueda decir estas cosas a sus oídos, llamando al cielo y la tierra para que testifiquen contra ellos –

Ver Capítulo