Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Apocalipsis 6:5 - Traducción en Lenguaje Actual

Apocalipsis 6:5

Cuando el Cordero rompió el tercer sello, oí que decía el tercero de los seres vivientes: «¡Acércate!» Luego vi un caballo negro. El que lo montaba llevaba una balanza en la mano.

Ver Capítulo

Apocalipsis 6:5 - Reina Valera 1960

Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano.

Ver Capítulo

Apocalipsis 6:5 - Nueva Version Internacional

Cuando el Cordero rompió el tercer sello, oí al tercero de los seres vivientes, que gritaba: "¡Ven!" Miré, ¡y apareció un caballo negro! El jinete tenía una balanza en la mano.

Ver Capítulo

Apocalipsis 6:5 - Biblia de las Americas

Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente que decía: Ven. Y miré, y he aquí, un caballo negro; y el que estaba montado en él tenía una balanza en la mano.

Ver Capítulo

Apocalipsis 6:5 - Dios habla hoy

Cuando el Cordero rompió el tercer sello, oí que el tercero de los seres vivientes decía: "¡Ven!" Miré, y vi un caballo negro, y el que lo montaba tenía una balanza en la mano.

Ver Capítulo

Apocalipsis 6:5 - Nueva Traducción Viviente

Cuando el Cordero rompió el tercer sello, oí que el tercer ser viviente decía: «¡Ven!». Levanté la vista y vi un caballo negro, y el jinete llevaba una balanza en la mano.

Ver Capítulo

Apocalipsis 6:5 - Palabra de Dios para Todos

Cuando el Cordero rompió el tercer sello, oí a la tercera criatura que decía: "¡Ven!" Entonces vi delante de mí a un caballo negro y a su jinete con una balanza en la mano.

Ver Capítulo

Apocalipsis 6:5 - Biblia de Jerusalén 1998

Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer Viviente que decía: "Ven". Miré entonces y había un caballo negro; el que lo montaba tenía en la mano una balanza,

Ver Capítulo

Apocalipsis 6:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

Cuando rompió el tercer sello, oí al tercer ser viviente decir: "¡Vete!" Miré y allí delante de mí había un caballo negro, y su jinete tenía una balanza en la mano.

Ver Capítulo