x
Biblia Todo Logo

Biblia Online


Apocalipsis 21:10 - Traducción en Lenguaje Actual

Apocalipsis 21:10

Y en la visión que el Espíritu de Dios me mostró, el ángel me llevó a un cerro grande y alto, y me enseñó la gran ciudad santa de Jerusalén, que bajaba del cielo, donde está Dios.

Ver Capítulo

Apocalipsis 21:10 - Reina Valera 1960

Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios,

Ver Capítulo

Apocalipsis 21:10 - Nueva Version Internacional

Me llevó en el Espíritu a una montaña grande y elevada, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo, procedente de Dios.

Ver Capítulo

Apocalipsis 21:10 - Nueva Versión Internacional 1999

Me llevó en el Espíritu a una montaña grande y elevada, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo, procedente de Dios.

Ver Capítulo

Apocalipsis 21:10 - Biblia de las Americas

Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios,

Ver Capítulo

Apocalipsis 21:10 - Dios habla hoy

y en la visión que me hizo ver el Espíritu, el ángel me llevó a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que bajaba del cielo, de la presencia de Dios.

Ver Capítulo

Apocalipsis 21:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

Me llevó en el Ruaj a la cumbre de una gran y alta montaña, y me enseñó la ciudad Kadosh, Yerushalayim, descendiendo del cielo de YAHWEH.

Ver Capítulo

Apocalipsis 21:10 - Nueva Traducción Viviente

Así que me llevó en el Espíritu* a una montaña grande y alta, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo, desde la presencia de Dios.

Ver Capítulo

Apocalipsis 21:10 - La Biblia del Oso  RV1569

Y lleuóme en eſpiritu à vn gran monte y alto, y moſtróme la grãde Ciudad ſana Ieruſalem que decendia del cielo de cõ Dios.

Ver Capítulo

Apocalipsis 21:10 - Reina Valera Antigua 1602

Y llevóme en Espíritu á un grande y alto monte, y me mostró la grande ciudad santa de Jerusalem, que descendía del cielo de Dios,

Ver Capítulo