Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Crónicas 2:6 - Traducción en Lenguaje Actual

2 Crónicas 2:6

Ver Capítulo

2 Crónicas 2:6 - Reina Valera 1960

Mas ¿quién será capaz de edificarle casa, siendo que los cielos y los cielos de los cielos no pueden contenerlo? ¿Quién, pues, soy yo, para que le edifique casa, sino tan sólo para quemar incienso delante de él?

Ver Capítulo

2 Crónicas 2:6 - Nueva Version Internacional

Pero, ¿cómo edificarle un templo, si ni los cielos más altos pueden contenerlo? ¿Y quién soy yo para construirle un templo, aunque sólo sea para quemar incienso para él?

Ver Capítulo

2 Crónicas 2:6 - Biblia de las Americas

Pero ¿quién será capaz de edificarle una casa, cuando los cielos y los cielos de los cielos no pueden contenerle? ¿Quién soy yo para que le edifique una casa, aunque sólo sea para quemar incienso delante de El?

Ver Capítulo

2 Crónicas 2:6 - Dios habla hoy

Sin embargo, ¿quién será capaz de construirle un templo, si el cielo, con toda su inmensidad, no puede contenerlo? ¿Y quién soy yo para construirle un templo, aunque solo sea para quemar incienso en su honor?

Ver Capítulo

2 Crónicas 2:6 - Nueva Traducción Viviente

pero en realidad, ¿quién puede edificarle un hogar digno de él? ¡Ni siquiera los cielos más altos pueden contenerlo! ¿Quién soy yo para proponer construirle un templo, excepto como lugar para quemarle sacrificios?

Ver Capítulo

2 Crónicas 2:6 - Palabra de Dios para Todos

Pero, ¿quién podrá construirle un templo si ni los cielos más profundos pueden contenerlo? ¿Quién soy yo para construir un templo aunque sólo sea para quemar incienso ante él?

Ver Capítulo

2 Crónicas 2:6 - Biblia de Jerusalén 1998

Envíame, pues, un hombre diestro en trabajar el oro, la plata, el bronce, el hierro, la púrpura escarlata, el carmesí y la púrpura violeta, y que sepa grabar; estará con los expertos que tengo conmigo en Judá y en Jerusalén, y que mi padre David ya había preparado.

Ver Capítulo

2 Crónicas 2:6 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero ¿quién es igual para edificarle a El una casa? El cielo mismo, aun el cielo de los cielos, no pueden soportar Su Gloria; así que ¿quién soy yo para edificarle una casa, excepto para quemar incienso delante de El?

Ver Capítulo