x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



2 Corintios 4:10 - Traducción en Lenguaje Actual

2 Corintios 4:10

A dondequiera que vamos, todos pueden ver que sufrimos lo mismo que Cristo, y que por obedecerlo estamos siempre en peligro de muerte. Pero también pueden ver, por medio de nosotros, que Jesús tiene poder para dar vida a los muertos.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:10 - Reina Valera 1960

llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:10 - Nueva Version Internacional

Dondequiera que vamos, siempre llevamos en nuestro cuerpo la muerte de Jesús, para que también su vida se manifieste en nuestro cuerpo.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:10 - Nueva Versión Internacional 1999

Dondequiera que vamos, siempre llevamos en nuestro cuerpo la muerte de Jesús, para que también su vida se manifieste en nuestro cuerpo.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:10 - Biblia de las Americas

llevando siempre en el cuerpo por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:10 - Dios habla hoy

Dondequiera que vamos, llevamos siempre en nuestro cuerpo la muerte de Jesús, para que también su vida se muestre en nosotros.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

Siempre llevamos en nuestro cuerpo la muerte de Yahshúa, para que la vida de Yahshúa también sea manifestada en nuestros cuerpos.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:10 - Nueva Traducción Viviente

Mediante el sufrimiento, nuestro cuerpo sigue participando de la muerte de Jesús, para que la vida de Jesús también pueda verse en nuestro cuerpo.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:10 - La Biblia del Oso  RV1569

Siempre traemos por todas partes la mortificacion del Señor IESVS en nueſtro cuerpo, paraque tambien la vida de IESVS ſea manifeſtada en nueſtros cuerpos.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:10 - Reina Valera Antigua 1602

Llevando siempre por todas partes la muerte de Jesús en el cuerpo, para que también la vida de Jesús sea manifestada en nuestros cuerpos.

Ver Capítulo