x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



2 Corintios 3:13 - Traducción en Lenguaje Actual

2 Corintios 3:13

No hacemos como Moisés, que se tapaba la cara con un velo para que los israelitas no vieran que el brillo de su cara se iba apagando.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:13 - Reina Valera 1960

y no como Moisés, que ponía un velo sobre su rostro, para que los hijos de Israel no fijaran la vista en el fin de aquello que había de ser abolido.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:13 - Nueva Version Internacional

No hacemos como Moisés, quien se ponía un velo sobre el rostro para que los israelitas no vieran el fin del resplandor que se iba extinguiendo.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:13 - Nueva Versión Internacional 1999

No hacemos como Moisés, quien se ponía un velo sobre el rostro para que los israelitas no vieran el fin del resplandor que se iba extinguiendo.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:13 - Biblia de las Americas

y no somos como Moisés, que ponía un velo sobre su rostro para que los hijos de Israel no fijaran su vista en el fin de aquello que había de desvanecerse.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:13 - Dios habla hoy

No hacemos como Moisés, que se tapaba la cara con un velo para que los israelitas no vieran el fin de aquello que estaba destinado a desaparecer.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:13 - Kadosh Israelita Mesiánica

no como Moshe, que se puso un velo para cubrir su cara, para que el pueblo de Yisra'el no viera el resplandor que desaparecía llegar a su fin.[11]

Ver Capítulo

2 Corintios 3:13 - Nueva Traducción Viviente

No somos como Moisés, quien se cubría la cara con un velo para que el pueblo de Israel no pudiera ver la gloria, aun cuando esa gloria estaba destinada a desvanecerse.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:13 - La Biblia del Oso  RV1569

Y no como Moyſen, que ponia vn velo ſobre ſu faz, para que los hijos de Iſrael no puſießê los ojos en ſu cara, cuya gloria auia de perecer:

Ver Capítulo

2 Corintios 3:13 - Reina Valera Antigua 1602

Y no como Moisés, que ponía un velo sobre su faz, para que los hijos de Israel no pusiesen los ojos en el fin de lo que había de ser abolido.

Ver Capítulo