Biblia Todo Logo

La Biblia Online


1 Crónicas 4:10 - Traducción en Lenguaje Actual

1 Crónicas 4:10

Ver Capítulo

1 Crónicas 4:10 - Reina Valera 1960

E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió.

Ver Capítulo

1 Crónicas 4:10 - Nueva Version Internacional

[3]  Jabés le rogó al Dios de Israel: "Bendíceme y ensancha mi territorio; ayúdame y líbrame del mal, para que no padezca aflicción." Y Dios le concedió su petición.

Ver Capítulo

1 Crónicas 4:10 - Biblia de las Americas

Jabes invocó al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si en verdad me bendijeras, ensancharas mi territorio, y tu mano estuviera conmigo y me guardaras del mal para que no me causara dolor! Y Dios le concedió lo que pidió.

Ver Capítulo

1 Crónicas 4:10 - Dios habla hoy

Jabés oró al Dios de Israel, diciendo: "Te ruego que me des tu bendición y un territorio muy grande, que me ayudes y me libres de males, para que yo no sufra." y Dios le concedió lo que le había pedido.

Ver Capítulo

1 Crónicas 4:10 - Nueva Traducción Viviente

Él fue quien oró al Dios de Israel diciendo: «¡Ay, si tú me bendijeras y extendieras mi territorio! ¡Te ruego que estés conmigo en todo lo que haga, y líbrame de toda dificultad que me cause dolor!»; y Dios le concedió lo que pidió.

Ver Capítulo

1 Crónicas 4:10 - Palabra de Dios para Todos

Jabés oro así al Dios de Israel: «Te ruego que me bendigas y aumentes mi territorio. Quédate junto a mí y líbrame del mal para que yo no pase sufrimiento ». Dios le concedió lo que pidió.

Ver Capítulo

1 Crónicas 4:10 - Biblia de Jerusalén 1998

Yabés invocó al Dios de Israel, exclamando: "Si de verdad me bendices, ensancharás mis términos, tu mano estará conmigo y alejarás el mal para que no padezca aflicción." Y Dios escuchó su petición.

Ver Capítulo

1 Crónicas 4:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

Yabetz clamó al Elohim de Yisra'el: "¡Por favor bendíceme aumentando mi territorio! ¡Qué tu mano esté conmigo! ¡Guárdame del mal, para que no me cause dolor [Hebreo: atzbi]!" Elohim le otorgó lo que le pidió.

Ver Capítulo