Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Zacarías 8:10 - Reina Valera 1960

Zacarías 8:10

Porque antes de estos días no ha habido paga de hombre ni paga de bestia, ni hubo paz para el que salía ni para el que entraba, a causa del enemigo; y yo dejé a todos los hombres cada cual contra su compañero.

Ver Capítulo

Zacarías 8:10 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Zacarías 8:10 - Nueva Version Internacional

Porque antes de estos días ni los hombres recibían su jornal ni los animales su alimento. tampoco los viajeros tenían seguridad, pues yo puse a la *humanidad entera en contra de sus semejantes.

Ver Capítulo

Zacarías 8:10 - Biblia de las Americas

"Porque antes de aquellos días no había paga para hombre ni paga para el ganado; y no había paz para el que salía o entraba a causa del enemigo, y yo puse a todos los hombres unos contra otros.

Ver Capítulo

Zacarías 8:10 - Dios habla hoy

Porque hasta estos días no había paga para los hombres ni para las bestias. Y a causa del enemigo, tampoco había paz para los habitantes; y yo había puesto a los unos en contra de los otros.

Ver Capítulo

Zacarías 8:10 - Nueva Traducción Viviente

Antes de que la obra en el templo comenzara, no había trabajo ni dinero para contratar obreros o animales. Ningún viajero estaba a salvo porque había enemigos por todos lados. Yo hice que todos estuvieran unos contra otros.

Ver Capítulo

Zacarías 8:10 - Palabra de Dios para Todos

Antes de ese día, la gente no tenía dinero suficiente para contratar trabajadores ni podían pagar por un animal de trabajo. Los viajeros estaban siempre en peligro porque yo había hecho que todos estuvieran unos contra otros.

Ver Capítulo

Zacarías 8:10 - Biblia de Jerusalén 1998

Porque hasta esos días no había paga ni para los hombres ni para el ganado; no había paz para hacer una vida normal, a causa del enemigo, y yo había dado rienda suelta a los enfrentamientos entre los hombres.

Ver Capítulo

Zacarías 8:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

Porque antes de ese tiempo, no había jornales ni para la gente ni para los animales; además, no había seguridad por causa de la aflicción de aquel que salía o entrara; porque Yo soltaría a todos los hombres cada uno contra su vecino. °

Ver Capítulo