Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Salmos 79:10 - Reina Valera 1960

Salmos 79:10

Porque dirán las gentes: ¿Dónde está su Dios? Sea notoria en las gentes, delante de nuestros ojos, La venganza de la sangre de tus siervos que fue derramada.

Ver Capítulo

Salmos 79:10 - Traducción en Lenguaje Actual

¿Por qué tienen que decirnos las naciones enemigas: «Dios ya los ha abandonado»? ¿No ves que han matado a tu pueblo y han derramado su sangre? ¡Cóbrales su muerte! ¡Haz que esas malvadas naciones sufran la muerte en carne propia, y a nosotros, déjanos ser testigos!

Ver Capítulo

Salmos 79:10 - Nueva Version Internacional

¿Por qué van a decir las naciones: "¿Dónde está su Dios?" Permítenos ver, y muéstrales a los pueblos paganos cómo tomas venganza de la sangre de tus siervos.

Ver Capítulo

Salmos 79:10 - Biblia de las Americas

¿Por qué han de decir las naciones: Dónde está su Dios? Sea notoria entre las naciones, a nuestra vista, la venganza por la sangre derramada de tus siervos.

Ver Capítulo

Salmos 79:10 - Dios habla hoy

No tienen por qué decir los paganos: "¿Dónde está su Dios?" ¡Permítenos ver vengada la muerte de tus siervos! ¡Que los paganos también lo sepan!

Ver Capítulo

Salmos 79:10 - Nueva Traducción Viviente

¿Por qué se les permite a las naciones paganas burlarse y preguntar: «Dónde está su Dios»? Muéstranos tu venganza contra las naciones, porque han derramado la sangre de tus siervos.

Ver Capítulo

Salmos 79:10 - Palabra de Dios para Todos

No dejes que otros pueblos nos digan: «¿Dónde está su Dios?» Queremos ver cómo castigas a los que derraman la sangre de tus siervos.

Ver Capítulo

Salmos 79:10 - Biblia de Jerusalén 1998

¿Por qué han de decir los paganos: "Dónde está su Dios"? ¡Que los paganos padezcan (y nosotros lo veamos) la venganza de la sangre derramada por tus siervos!

Ver Capítulo

Salmos 79:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

¿Por qué han de decir entre los Goyim: dónde está su Elohim? Permite que la venganza por la sangre de tus siervos sea conocida entre los Goyim delante de nuestros propios ojos.[238]

Ver Capítulo