x

Biblia Online

Anuncios


Salmos 18:15 - Reina Valera 1960

Salmos 18:15

Entonces aparecieron los abismos de las aguas, Y quedaron al descubierto los cimientos del mundo, A tu reprensión, oh Jehová, Por el soplo del aliento de tu nariz.

Ver Capítulo

Salmos 18:15 - Traducción en Lenguaje Actual

Dios mío, tú reprendiste al mar, y por causa de tu enojo el fondo del mar quedó a la vista. En tu enojo resoplaste, y los cimientos de la tierra quedaron al descubierto.

Ver Capítulo

Salmos 18:15 - Nueva Version Internacional

A causa de tu reprensión, oh Señor, y por el resoplido de tu enojo,[2] las cuencas del mar quedaron a la vista; ¡al descubierto quedaron los cimientos de la tierra!

Ver Capítulo

Salmos 18:15 - Nueva Versión Internacional 1999

A causa de tu reprensión, oh Señor, y por el resoplido de tu enojo,[p] las cuencas del mar quedaron a la vista; ¡al descubierto quedaron los cimientos de la tierra!

Ver Capítulo

Salmos 18:15 - Biblia de las Americas

Entonces apareció el lecho de las aguas, y los cimientos del mundo quedaron al descubierto a tu reprensión, oh SEÑOR, al soplo del aliento de tu nariz.

Ver Capítulo

Salmos 18:15 - Dios habla hoy

El fondo del mar quedó al descubierto; las bases del mundo[2] quedaron a la vista por la voz amenazante del Señor, por el fuerte soplo que lanzó.

Ver Capítulo

Salmos 18:15 - Kadosh Israelita Mesiánica

Las fuentes de agua aparecieron, los cimientos del mundo fueron expuestos a tu reprensión, O YAHWEH, al resoplido del aliento de tu cólera.

Ver Capítulo

Salmos 18:15 - Nueva Traducción Viviente

Luego, a tu orden, oh SEÑOR, a la ráfaga de tu aliento, pudo verse el fondo del mar, y los cimientos de la tierra quedaron al descubierto.

Ver Capítulo

Salmos 18:15 - La Biblia del Oso  RV1569

Y aparecierõ las hõduras delas aguas: y deſcubrieronſe los cimientos del mundo por tu reprehenſion, ó Iehoua, por el ſoplo del viento de tu nariz.

Ver Capítulo

Salmos 18:15 - Reina Valera Antigua 1602

Y aparecieron las honduras de las aguas, Y descubriéronse los cimientos del mundo, A tu reprensión, oh Jehová, Por el soplo del viento de tu nariz.

Ver Capítulo