x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Romanos 6:22 - Reina Valera 1960

Romanos 6:22

Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.

Ver Capítulo

Romanos 6:22 - Traducción en Lenguaje Actual

Sin embargo, ustedes ya no son esclavos del pecado. Ahora son servidores de Dios. Y esto sí que es bueno, pues el vivir sólo para Dios les asegura que tendrán la vida eterna.

Ver Capítulo

Romanos 6:22 - Nueva Version Internacional

Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han puesto al servicio de Dios, cosechan la santidad que conduce a la vida eterna.

Ver Capítulo

Romanos 6:22 - Nueva Versión Internacional 1999

Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han puesto al servicio de Dios, cosechan la santidad que conduce a la vida eterna.

Ver Capítulo

Romanos 6:22 - Biblia de las Americas

Pero ahora, habiendo sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como resultado la vida eterna.

Ver Capítulo

Romanos 6:22 - Dios habla hoy

Pero ahora, libres de la esclavitud del pecado, han entrado al servicio de Dios. Esto sí les es provechoso, pues el resultado es la vida santa y , finalmente, la vida eterna.

Ver Capítulo

Romanos 6:22 - Kadosh Israelita Mesiánica

Mas, ahora que son libres del pecado[40] y hechos esclavos de YAHWEH reciben el beneficio, este consiste en que han sido hechos Kadoshim para YAHWEH, y el resultado es vida eterna.

Ver Capítulo

Romanos 6:22 - Nueva Traducción Viviente

Pero ahora quedaron libres del poder del pecado y se han hecho esclavos de Dios. Ahora hacen las cosas que llevan a la santidad y que dan como resultado la vida eterna.

Ver Capítulo

Romanos 6:22 - La Biblia del Oso  RV1569

Mas aora librados del peccado, y hechos ſieruos à Dios, teneys por vueſtro fruto la ſanificaciõ, y por fin la vida eterna.

Ver Capítulo

Romanos 6:22 - Reina Valera Antigua 1602

Mas ahora, librados del pecado, y hechos siervos á Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y por fin la vida eterna.

Ver Capítulo