x

Biblia Online

Anuncios


Marcos 4:8 - Reina Valera 1960

Marcos 4:8

Pero otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto, pues brotó y creció, y produjo a treinta, a sesenta, y a ciento por uno.

Ver Capítulo

Marcos 4:8 - Traducción en Lenguaje Actual

»En cambio, otras semillas cayeron en buena tierra, y sus espigas crecieron muy bien y produjeron una muy buena cosecha. Algunas espigas produjeron treinta semillas, otras sesenta, y otras cien.»

Ver Capítulo

Marcos 4:8 - Nueva Version Internacional

Pero las otras semillas cayeron en buen terreno. Brotaron, crecieron y produjeron una cosecha que rindió el treinta, el sesenta y hasta el ciento por uno.

Ver Capítulo

Marcos 4:8 - Nueva Versión Internacional 1999

Pero las otras semillas cayeron en buen terreno. Brotaron, crecieron y produjeron una cosecha que rindió el treinta, el sesenta y hasta el ciento por uno.

Ver Capítulo

Marcos 4:8 - Biblia de las Americas

Y otras semillas cayeron en buena tierra, y creciendo y desarrollándose, dieron fruto, y produjeron unas a treinta, otras a sesenta y otras a ciento por uno.

Ver Capítulo

Marcos 4:8 - Dios habla hoy

Pero otra parte cayó en buena tierra, y creció, dando una buena cosecha; algunas espigas dieron treinta granos por semilla, otras sesenta granos, y otras cien."

Ver Capítulo

Marcos 4:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero otra semilla cayó en tierra rica y produjo grano; brotó y creció, y dio una cosecha de treinta, sesenta, y hasta cien veces lo que se había sembrado."

Ver Capítulo

Marcos 4:8 - Nueva Traducción Viviente

Pero otras semillas cayeron en tierra fértil, y germinaron y crecieron, ¡y produjeron una cosecha que fue treinta, sesenta y hasta cien veces más numerosa de lo que se había sembrado!».

Ver Capítulo

Marcos 4:8 - La Biblia del Oso  RV1569

Y otra parte cayó en buena tierra, y dió fruto, que ſubió y creció: y lleuó vno à treynta, y otro à ſeſenta, y otro à ciẽto.

Ver Capítulo

Marcos 4:8 - Reina Valera Antigua 1602

Y otra parte cayó en buena tierra, y dió fruto, que subió y creció: y llevó uno á treinta, y otro á sesenta, y otro á ciento.

Ver Capítulo