x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Marcos 4:38 - Reina Valera 1960

Marcos 4:38

Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos?

Ver Capítulo

Marcos 4:38 - Traducción en Lenguaje Actual

Entre tanto, Jesús se había quedado dormido en la parte de atrás de la barca, recostado sobre una almohada. Los discípulos lo despertaron y le gritaron: —Maestro, ¿no te importa que nos estemos hundiendo?

Ver Capítulo

Marcos 4:38 - Nueva Version Internacional

Jesús, mientras tanto, estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal, así que los discípulos lo despertaron. --Maestro --gritaron--, ¿no te importa que nos ahoguemos?

Ver Capítulo

Marcos 4:38 - Nueva Versión Internacional 1999

Jesús, mientras tanto, estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal, así que los discípulos lo despertaron. -¡Maestro! -gritaron-, ¿no te importa que nos ahoguemos?

Ver Capítulo

Marcos 4:38 - Biblia de las Americas

El estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; entonces le despertaron* y le dijeron*: Maestro, ¿no te importa que perezcamos?

Ver Capítulo

Marcos 4:38 - Dios habla hoy

Pero Jesús se había dormido en la parte de atrás, apoyado sobre una almohada. Lo despertaron y le dijeron: –¡Maestro! ¿No te importa que nos estemos hundiendo?

Ver Capítulo

Marcos 4:38 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero El estaba dormido sobre un cojín en la popa. Ellos le levantaron, y le dijeron: "¿Rabí, no te importa que estemos cerca de la muerte?"

Ver Capítulo

Marcos 4:38 - Nueva Traducción Viviente

Jesús estaba dormido en la parte posterior de la barca, con la cabeza recostada en una almohada. Los discípulos lo despertaron: «¡Maestro, no te importa que nos ahoguemos!» —gritaron.

Ver Capítulo

Marcos 4:38 - La Biblia del Oso  RV1569

Y el eſtaua en la popa durmiẽdo ſobre vn cabeçal: y deſpertaronlo, y dizẽle, Maeſtro, no miras que perecemos?

Ver Capítulo

Marcos 4:38 - Reina Valera Antigua 1602

Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal, y le despertaron, y le dicen: ¿Maestro, no tienes cuidado que perecemos?

Ver Capítulo