x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Lamentaciones 4:18 - Reina Valera 1960

Lamentaciones 4:18

Cazaron nuestros pasos, para que no anduviésemos por nuestras calles; Se acercó nuestro fin, se cumplieron nuestros días; porque llegó nuestro fin.

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:18 - Traducción en Lenguaje Actual

Se acerca nuestro fin. No podemos andar libremente, pues por todas partes nos vigilan; ¡nuestros días están contados!

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:18 - Nueva Version Internacional

de una nación que no puede salvarnos. Tsade - A cada paso nos acechan; no podemos ya andar por las calles. Nuestro fin se acerca, nos ha llegado la hora; ¡nuestros días están contados!

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:18 - Nueva Versión Internacional 1999

Tsade A cada paso nos acechan; no podemos ya andar por las calles. Nuestro fin se acerca, nos ha llegado la hora; ¡nuestros días están contados!

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:18 - Biblia de las Americas

Ponían trampas a nuestros pasos para que no anduviéramos por nuestras calles. Se acercó nuestro fin, se cumplieron nuestros días, porque había llegado nuestro fin.

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:18 - Dios habla hoy

Vigilan todos nuestros pasos; no podemos salir a la calle. Nuestro fin está cerca, nos ha llegado la hora; ¡ha llegado nuestro fin!

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:18 - Kadosh Israelita Mesiánica

Hemos cazado [por] nuestros pequeños, que ellos no debían caminar en nuestras calles, ק Kuf nuestro fin está cerca, nuestro tiempo ha terminado; sí, nuestro tiempo ha llegado. °

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:18 - Nueva Traducción Viviente

Era imposible andar por las calles sin poner en peligro la vida. Se acercaba nuestro fin; nuestros días estaban contados. ¡Estábamos condenados!

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:18 - La Biblia del Oso  RV1569

Zade Caçaron nos nueſtros paßos, que no anduuießemos por nueſtras calles: açercoſe nueſtro fin, cumplieronſe nueſtros dias, porque nueſtro fin vino.

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:18 - Reina Valera Antigua 1602

Cazaron nuestro pasos, que no anduviésemos por nuestras calles: Acercóse nuestro fin, cumpliéronse nuestros días; porque nuestro fin vino.

Ver Capítulo