Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Juan 8:52 - Reina Valera 1960

Juan 8:52

Entonces los judíos le dijeron: Ahora conocemos que tienes demonio. Abraham murió, y los profetas; y tú dices: El que guarda mi palabra, nunca sufrirá muerte.

Ver Capítulo

Juan 8:52 - Traducción en Lenguaje Actual

Ellos le dijeron: —Ahora sí estamos seguros de que tienes un demonio. Nuestro antepasado Abraham murió, y también murieron los profetas. Sin embargo, tú dices que el que te obedezca vivirá para siempre.

Ver Capítulo

Juan 8:52 - Nueva Version Internacional

--¡Ahora estamos convencidos de que estás endemoniado! --exclamaron los judíos--. Abraham murió, y también los profetas, pero tú sales diciendo que si alguno guarda tu palabra, nunca morirá.

Ver Capítulo

Juan 8:52 - Biblia de las Americas

Los judíos le dijeron: Ahora sí sabemos que tienes un demonio. Abraham murió, y también los profetas, y tú dices: "Si alguno guarda mi palabra no probará jamás la muerte."

Ver Capítulo

Juan 8:52 - Dios habla hoy

Los judíos le contestaron: –Ahora estamos seguros de que tienes un demonio. Abraham y todos los profetas murieron, y tú dices: 'El que hace caso de mi palabra, no morirá. '

Ver Capítulo

Juan 8:52 - Nueva Traducción Viviente

—Ahora estamos convencidos de que estás poseído por un demonio —dijeron —. Hasta Abraham y los profetas murieron, pero tú dices: “¡El que obedezca mi enseñanza nunca morirá!”.

Ver Capítulo

Juan 8:52 - Palabra de Dios para Todos

Los líderes judíos le dijeron: -Ahora sabemos que tienes un demonio dentro de ti. Abraham y los profetas murieron y tú dices: 'el que siga mis enseñanzas no morirá jamás'.

Ver Capítulo

Juan 8:52 - Biblia de Jerusalén 1998

Le dijeron los judíos: "Ahora estamos seguros de que tienes un demonio. Abrahán murió, y también los profetas; y tú dices: "Si alguno guarda mi palabra, no probará la muerte jamás."

Ver Capítulo

Juan 8:52 - Kadosh Israelita Mesiánica

Los Yahudim le dijeron: "¡Ahora sí sabemos sin lugar a dudas que tienes un demonio! Avraham murió, y también los profetas; y aún Tú dices: 'El que obedezca mis enseñanzas nunca verá la muerte.'

Ver Capítulo