Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Jonás 3:7 - Reina Valera 1960

Jonás 3:7

E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por mandato del rey y de sus grandes, diciendo: Hombres y animales, bueyes y ovejas, no gusten cosa alguna; no se les dé alimento, ni beban agua;

Ver Capítulo

Jonás 3:7 - Traducción en Lenguaje Actual

De inmediato el rey envió un anuncio a toda la gente de Nínive: «Esta es una orden del rey y de sus ministros: Que nadie coma nada. Se prohíbe que la gente, las vacas y las ovejas coman o beban.

Ver Capítulo

Jonás 3:7 - Nueva Version Internacional

Luego mandó que se pregonara en Nínive: "Por decreto del rey y de su corte: "Ninguna persona o animal, ni ganado lanar o vacuno, probará alimento alguno, ni tampoco pastará ni beberá agua.

Ver Capítulo

Jonás 3:7 - Biblia de las Americas

E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por decreto del rey y de sus grandes, diciendo: Ni hombre ni bestia, ni buey ni oveja prueben cosa alguna; no pasten ni beban agua,

Ver Capítulo

Jonás 3:7 - Dios habla hoy

Luego, el rey y sus ministros dieron a conocer por toda la ciudad el siguiente decreto: "Que nadie tome ningún alimento. que tampoco se dé de comer ni de beber al ganado y a los rebaños.

Ver Capítulo

Jonás 3:7 - Nueva Traducción Viviente

Entonces el rey y sus nobles enviaron el siguiente decreto por toda la ciudad: «Nadie puede comer ni beber nada, ni siquiera los animales de las manadas o de los rebaños.

Ver Capítulo

Jonás 3:7 - Palabra de Dios para Todos

Entonces el rey dio a conocer esta orden a todo el pueblo: «Por orden del rey y sus altos funcionarios: »Ninguna persona o animal, ni ganado ni rebaño, probará alimento alguno, ni pastará ni tomará agua.

Ver Capítulo

Jonás 3:7 - Biblia de Jerusalén 1998

Luego mandó proclamar en Nínive este decreto del rey y sus ministros: "Que hombres y bestias, ganado mayor y menor, no prueben bocado, ni pasten, ni beban agua.

Ver Capítulo

Jonás 3:7 - Kadosh Israelita Mesiánica

Entonces él hizo que esta proclamación saliera para todo Ninveh: "Por decreto del rey y de sus nobles, ninguna persona o animal, rebaño o manada, pondrá nada en su boca; no pueden comer ni beber agua.

Ver Capítulo