x

Biblia Online

Anuncios


Job 1:5 - Reina Valera 1960

Job 1:5

Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.

Ver Capítulo

Job 1:5 - Traducción en Lenguaje Actual

Después de cada fiesta, Job llamaba a sus hijos y celebraba una ceremonia para pedirle a Dios que les perdonara cualquier pecado que pudieran haber cometido. Se levantaba muy temprano y le presentaba a Dios una ofrenda por cada uno de sus hijos. Job hacía esto pensando que tal vez sus hijos podrían haber ofendido a Dios o pecado contra él. Para Job, esto era una costumbre de todos los días.

Ver Capítulo

Job 1:5 - Nueva Version Internacional

Una vez terminado el ciclo de los banquetes, Job se aseguraba de que sus hijos se *purificaran. Muy de mañana ofrecía un *holocausto por cada uno de ellos, pues pensaba: "Tal vez mis hijos hayan pecado y maldecido[1] en su *corazón a Dios." Para Job ésta era una costumbre cotidiana.

Ver Capítulo

Job 1:5 - Nueva Versión Internacional 1999

Una vez terminado el ciclo de los banquetes, Job se aseguraba de que sus hijos se purificaran. Muy de mañana ofrecía un holocausto por cada uno de ellos, pues pensaba: «Tal vez mis hijos hayan pecado y maldecido[a] en su corazón a Dios.» Para Job ésta era una costumbre cotidiana.

Ver Capítulo

Job 1:5 - Biblia de las Americas

Y sucedía que cuando los días del banquete habían pasado, Job enviaba a buscarlos y los santificaba, y levantándose temprano, ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque Job decía: Quizá mis hijos hayan pecado y maldecido a Dios en sus corazones. Así hacía Job siempre.

Ver Capítulo

Job 1:5 - Dios habla hoy

Terminados los días del banquete, Job llamaba a sus hijos y , levantándose de mañana, ofrecía holocaustos por cada uno de ellos, para purificarlos de su pecado. Esto lo hacía Job siempre, pensando que sus hijos podían haber pecado maldiciendo[2] a Dios en su interior.

Ver Capítulo

Job 1:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

Después de un ciclo de banquetes, Iyov los mandaba a llamar para que vinieran y los hacía kadash; luego él se levantaba temprano en la mañana y ofrecía ofrendas quemadas por cada uno de ellos, porque Iyov decía: "Mis hijos pueden haber pecado y blasfemado a Elohim en sus pensamientos." Esto es lo que Iyov hacía todas las veces.[3]

Ver Capítulo

Job 1:5 - Nueva Traducción Viviente

Cuando las fiestas terminaban —a veces después de varios días— Job purificaba a sus hijos. Se levantaba temprano por la mañana y ofrecía una ofrenda quemada por cada uno de ellos, porque pensaba: «Quizá mis hijos hayan pecado y maldecido a Dios en el corazón». Esta era una práctica habitual de Job.

Ver Capítulo

Job 1:5 - La Biblia del Oso  RV1569

Y acontecia que auiendo paßado en torno los dias del combite, Iob embiaua y ſanificaualos, y leuantauaſe de mañana, y offrecia holocauſtos àl numero de todos ellos. Porque dezia Iob, Por ventura auran peccado mis hijos, y auran bendicho à Dios en ſus coraçones. Deſta manera hazia Iob todos los dias.

Ver Capítulo

Job 1:5 - Reina Valera Antigua 1602

Y acontecía que, habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y santificábalos, y levantábase de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado á Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.

Ver Capítulo